Los feriantes aceptan el límite horario musical en las fiestas de Versalles

Reparto del bollo y del vino en la última edición de las fiestas de Versalles, en 2016. /  MARIETA
Reparto del bollo y del vino en la última edición de las fiestas de Versalles, en 2016. / MARIETA

Falta por saber si la Policía Local da de paso la distribución de las casetas y caballitos propuesta por la asociación de vecinos Marcos del Torniello

C. DEL RÍO AVILÉS.

Los feriantes aceptaron ayer la propuesta de la asociación de vecinos Marcos del Torniello de dividir en dos áreas la zona de caballitos y casetas en las fiestas de Versalles, que pasará de ocupar toda la calle de la Reconquista a instalarse sólo en una de sus calzadas y en la explanada del centro cívico de Los Canapés. Eso si la Policía Local da el visto bueno a este nuevo diseño en el que la entidad vecinal lleva trabajando semanas.

Alejandro Castañosa, uno de los feriantes, explicó que para ellos también es importante causar las menores molestias al vecindario, por lo que se comprometieron a cumplir el límite horario que se establecerá para la música de las atracciones. A falta de fijarlo con la concejalía de Festejos, la asociación les planteó cortar la música a las diez de la noche por semana y a medianoche los fines de semana. Quien no lo cumpla podría afrontar una sanción o la clausura de la atracción. Son dos condiciones que el colectivo asumirá sin mayores problemas, si bien es conocida su negativa a instalarse en el recinto del pabellón de exposiciones de La Magdalena, una opción que tanto al Ayuntamiento como a la Policía Local le parece la óptima. «No es rentable estar allí y, además, aquello es La Magdalena, no Versalles», indicó Castañosa.

No es el único cambio que afrontarán los feriantes. Sus caravanas no podrán estar en la calle, enfrente de sus atracciones, en cumplimiento de la normativa municipal, según les trasladó Antonio Gil, el presidente de la asociación. Se tendrá que buscar un nuevo espacio para aparcarlas.

Las caravanas tampoco podrán estar aparcadas en la calle de la Reconquista

Sacar adelante las fiestas de Nuestra Señora de Covadonga, que se celebrarán del 3 al 9 de septiembre, está costando este año más que nunca. Los miembros de la organización llevan semanas estudiando posibles ubicaciones y negociándolas con los feriantes y con el Ayuntamiento. La presencia de los primeros es fundamental porque gracias a lo que pagan se pueden contratar las orquestas.

«Seguimos atando flecos» y todavía queda uno de los más importantes por atar: el de la seguridad. «Este año tendremos que hacer un esfuerzo especial», señaló Antonio Gil. La alerta terrorista en Europa llega hasta barrios como Versalles que, si bien no es un objetivo, no puede dejar de cumplir las normas básicas de prevención que ya se están llevando a cabo en todas las fiestas de la ciudad. La próxima semana se reunirán con el jefe de la Policía Local, Rafael Rodríguez, con quien abordará el croquis del nuevo recinto ferial y el plan de seguridad. Lo que saben con certeza es que tendrán que hacerse con pivotes de hormigón que corten el acceso de cualquier vehículo de cuatro ruedas a las calles Reconquista, Fruela y Concordia, donde está previsto instalar todo el recinto.

«Tenemos esperanza de que todo llegue a buen puerto y las fiestas salgan bien», transmitió el presidente vecinal, Antonio Gil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos