Los feriantes deciden hoy si instalan barracas en El Bollo

Un grupo de feriantes, esta semana ante el Ayuntamiento.
Un grupo de feriantes, esta semana ante el Ayuntamiento. / MARIETA

La concejalía de Festejos acepta atracciones juveniles y concede un margen para subsanar posibles errores en las solicitudes

J. F. G. AVILÉS.

Los feriantes decidirán hoy si aceptan o no las condiciones impuestas por el Ayuntamiento para instalar sus barracas en Avilés en las fiestas de El Bollo. La concejalía de Festejos ha atendido a una de sus peticiones, la de permitir atracciones destinadas al público juvenil, como los coches de choque, a la vez que rechazó la posibilidad de ampliar el plazo para que presenten sus solicitudes, uno de los «impedimentos» que llevaron a los feriantes a amenazar con no acudir a la convocatoria. Acceder a tal petición «obligaría a elaborar unos pliegos nuevos, y no hay tiempo material», manifestó la concejala de Festejos, Ana Hevia, tras reunirse ayer con los representantes del colectivo de feriantes, diecisiete familias propietarias de una veintena de atracciones.

El plazo se reduce a un día, hoy viernes. «Es muy poco tiempo, en cualquier otro sitio habilitan tres o cuatro», aseguran los feriantes, si bien la concejala les aseguró ayer que en si alguno presentase documentación incompleta podría aportarla en los próximos días. Las bases también establecen un mínimo de atracciones para instalar la feria, nueve, aspecto en el que los feriantes hacen piña. «O vamos todos o no va ninguno», manifestó su portavoz.

El escenario sería el aparcamiento de la calle Fuero, junto a la pista de atletismo, condición finalmente admitida, a regañadientes, por los feriantes, que aspiraban a instalarse en la plaza de La Exposición. «A otros les permiten ponerse allí en eventos como el Festival de la Cerveza. Incluso en fechas recientes se montó allí una pista de patinaje sobre hielo y una gran carpa, y muchas veces escenarios. En cambio a nosotros no nos dejan. Eso es discriminación», manifestaron recientemente.

Si finalmente los feriantes aceptan las condiciones, los caballitos regresarían a Avilés un año después de su última visita. No los hubo en San Agustín ni tampoco en Navidad, en ambos casos por idéntico motivo, el desencuentro entre los feriantes y el Ayuntamiento.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos