El Festival de Cine LGBTIQ inicia la tercera edición buscando «espacios seguros»

Borja Ibaseta durante su intervención inaugural del Festival de Cine LGBTIQ, en el auditorio del Centro Niemeyer. / MARIETA
Borja Ibaseta durante su intervención inaugural del Festival de Cine LGBTIQ, en el auditorio del Centro Niemeyer. / MARIETA

El preestreno en España de 'Con amor, Simon' abre la programación, que incluye otras nueve películas internacionales, exposiciones, charlas, teatro y música

S. GONZÁLEZ AVILÉS.

El Festival de Cine LGBTIQ inauguró ayer, en el Centro Niemeyer, su tercera edición con un objetivo claro, «esforzarse al máximo por generar espacios seguros en los que la población más joven pueda expresarse sin miedo». Tal y como recalcó durante su intervención en el acto inaugural Borja Ibaseta, coordinador de actividades del centro cultural.

Esta edición llega con importantes novedades y añadidos a su programación cinematográfica y a la vez con un claro mensaje reivindicativo de que el camino no está terminado, que el objetivo debe seguir siendo «la aceptación de la diferencia y de las minorías», apuntó Ibaseta, quien a su vez puntualizó que el festival debe servir de «punto de encuentro, reflexión y debate para todas aquellas personas sensibles y cercanas a los colectivos LGBTIQ».

En esta misma línea habló la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, que hizo hincapié en que las leyes no son suficientes, sino que es necesario «interiorizar socialmente los grandes cambios, integrarlos en las conciencias colectivas y normalizarlos». Los discursos institucionales y la primera de las proyecciones del festival congregaron a un numeroso público, que desde el patio de butacas suscribió cada una de las palabras en favor de la igualdad y contra la homofobia.

El punto reivindicativo lo marcó también Borja Ibaseta, que elegía como atuendo una falda negra. «El día de mañana será más seguro para los y las adolescentes si hoy somos capaces de lucir en público nuestra pluma con nuestras faldas, botas y maquillaje. No solo debemos honrar la lucha de quienes nos precedieron en la lucha sino que debemos allanar el camino para quienes nos siguen», remarcó el coordinador.

Sobre el escenario también se encontraba Vicente Domínguez, viceconsejero de Cultura del Principado, que destacó que se trata «de un festival político». Además, añadía que «no se trata de normalizar el colectivo si no de que desaparezca porque se haya diluido en la sociedad». Un mensaje similar al lanzado por Mariví Monteserín, que cerró su intervención lanzando al público su propio deseo, «que todas las personas puedan tomar conciencia y comprender que las diferentes identidades sexuales son una característica más de las personas».

Más información

Visibilización internacional

Frente a este carácter reivindicativo del festival, los organizadores también quisieron remarcar su apuesta por visibilizar a quienes no lo tienen tan fácil en sus países de origen. «Este año, como los anteriores, exhibimos varias películas de países en los que la vida diaria de la comunidad LGTB es más que difícil, razón por la que hay que seguir apoyando la lucha por la igualdad más allá de nuestras fronteras», señaló Borja Ibaseta antes de dar paso a la intervención del programador cinematográfico del festival.

Desde Buenos Aires conectó Fran Gallo, que destacó los hitos conseguidos por el certamen en sus tres años de vida. «Elegir la propuesta cinematográfica es todo un reto ya que hay que estar a la altura del resto de la programación, que cada vez cobra más peso», indicó Gallo, que se marcó como objetivo «seguir creciendo y consolidar el festival».

No se escapó de la inauguración la parte oscura que sufre el colectivo, la homofobia. «Bajo esa aparente pátina de libertad existen aún formas de homofobia, transfobia, sexismo y racismo que debemos combatir», comentó Ibaseta. En este sentido denunció también que el Niemeyer ha tenido que denunciar en las redes sociales comentarios fuera de lugar en las publicaciones que promocionan las actividades del festival.

No es casualidad que la primera proyección fuera el estreno en España de 'Con amor, Simon', que habla de un joven cuya identidad sexual se revela, dando pábulo a diversas acciones de homofobia. El cine estará acompañado estos días de exposiciones, teatro, música y charlas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos