El fiscal cree que el abogado acusado de deslealtad realizó una buena gestión

Edificio en el número 1 de la calle de La Cámara que originó el litigio. / MARIETA

La defensa pide la absolución por un presunto delito que habría prescrito, mientras que la familia habla de «oscurantismo»

C. DEL RÍO AVILÉS.

El abogado acusado de deslealtad profesional por alcanzar presuntamente un acuerdo extrajudicial en un procedimiento sin comunicárselo a sus clientes recibió ayer el respaldo del fiscal, que pese a mantener la acusación, aseguró que «no veo ni perjuicio económico, ni siquiera sé si existió, más bien creo que se obtuvo un beneficio con una buena gestión extraprocesalmente». La abogada de la acusación rechaza la prescripción a la que aludieron el resto de partes personadas, fijando la fecha de lo ocurrido en octubre de 2011, y señaló el «oscurantismo» y la «información sesgada» que habría suministrado el acusado a sus clientes. Su defensa pide la absolución.

Los hechos se remontan a 1988, cuando el abogado que ayer se sentó en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal Número 1, a instancias de M. A., ya fallecida, impulsó un pleito contra el constructor del edificio del número 1 de la calle de La Cámara por, supuestamente, haber estrechado una servidumbre de paso en la Plaza de España. Aquel procedimiento fue desestimado por un defecto de forma. Para que prosperara la demanda tendría que presentarse contra cada uno de los arrendatarios del edificio, pero esa opción, sin embargo, fue rechazada tanto por M. A. como por su hermano A. A., testigo de la defensa, porque «teníamos conocidos viviendo allí y nos parecía injusto presentar aquella querella contra personas que no tenían nada que ver».

A. A., a la vez cuñado del acusado, afirmó que a él se le informó de que se había conseguido una indemnización «de trece mil euros y pico, la cantidad total no la sé», que se ingresaban en una cuenta de la comunidad de bienes que tenía con su hermana.

Una servidumbre de paso en la Plaza de España está en el origen del pleito

Confirmó que después de este fallido pleito siguieron contando con su cuñado como abogado y afirmó que tanto su yerno como su sobrino, los demandantes que también declararon en la vista, estaban al tanto de lo sucedido.

Sin embargo, este segundo, que reconoció no haber estado encima del asunto por residir fuera cuando ocurrieron los hechos ni disponer de información de primera mano, aseguró que «la demanda viene de sentirnos engañados». «Desconocíamos que hubiera habido un acuerdo. Nosotros teníamos en mente que había habido una ejecución de sentencia. Luego nos comentaron que nunca existió tal sentencia», declaró. Según su abogada, «la palabra 'acuerdo' la introdujo el acusado y nunca hasta hoy ha dado fechas ni detalles».

Por tal motivo, le pidieron a su abogado que les concediera la venia, es decir, la autorización para que otro letrado pudiera seguir el procedimiento. Ese segundo abogado fue la hija de M. A., en la actualidad también fallecida. La venia se concedió en y supuso el fin de los pagos en la cuenta de sus clientes, según apuntilló la abogada de la acusación en las conclusiones. El acusado se enfrenta a cuatro años de inhabilitación profesional, a veinticuatro meses de multa y una indemnización de cien mil euros.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos