García Munté prevé concluir antes de fin de año su centro logístico de carbones de Avilés

Acopios de carbón en la explanada de los muelles de Raíces y de la Dársena de San Juan. El parque de García Munté se sitúa en la parte izquierda de la imagen.
Acopios de carbón en la explanada de los muelles de Raíces y de la Dársena de San Juan. El parque de García Munté se sitúa en la parte izquierda de la imagen. / MARIETA

Ocupa una parcela de 67.000 metros cuadrados sita en el recinto portuario y la inversión asciende a cinco millones

J. F. GALÁN AVILÉS.

García Munté Energía ultima las obras del parque de carbones que construye en el puerto, uno de los tres centros logísticos de recepción, criba y distribución de este mineral que la multinacional catalana tiene en España. Con una inversión superior a cinco millones de euros, los trabajos comenzaron en diciembre de 2015 y, una vez completado el cierre perimetral de la parcela, de 67.000 metros cuadrados, lo único que resta es rematarlo con una pantalla cortavientos e instalar los últimos sistemas de protección ambiental. La previsión es que la obra esté ejecutada en su totalidad antes de que termine el año.

La compañía asegura que en torno al 40% del desembolso se destina a esta materia, y que cuando culminen las obras el depósito «va a ser uno de los más modernos de España», subrayó ayer su director de operaciones, Carlos Goneaga. Una vez se instale, en agosto, la pantalla cortavientos, el muro perimetral tendrá una altura de 5,5 metros, sesenta centímetros más que las exigencias impuestas por el Principado, que son de 4,9 metros.

El proyecto también incluye una nave, una red de recogida de pluviales, balsas de decantación, cintas capotadas, tolvas ecológicas, cañones nebulizadores y lavaruedas, entre otras medidas. «Va a ser la mayor inversión en materia medioambiental de nuestra historia. Vamos a adoptar todas las medidas posibles y a aplicar los correspondientes protocolos», manifestó Goneaga.

El cierre perimetral ya se ha completado y los cortavientos se instalarán en agosto

El objetivo principal es minimizar la difusión al aire de partículas PM10, el único agente contaminante que, según la Consejería de Medio Ambiente, supera en Avilés los niveles máximos permitidos y únicamente en una de las estaciones de la red de medición, la de Matadero, situada en el recinto de la Inspección Técnica de Vehículos, a las puertas del recinto portuario. Medio Ambiente atribuye a la actividad portuaria gran parte de sus registros, algo que rechaza el puerto que, a su vez, ha encargado un estudio propio para determinar su impacto ambiental que se llevará a cabo a lo largo de un año.

García Munté inició sus operaciones en Avilés en 2014 después de que el Principado resolviese concederle licencia para desarrollar la actividad sin trámite de evaluación de impacto ambiental y desde entonces genera unos tráficos anuales de unas 700.000 toneladas, fundamentalmente petcoke (coque de petróleo) y antracita que recibe vía marítima de lugares tan dispares como Ucrania, Polonia, Letonia o Estados Unidos en partidas que oscilan entre las 8.000 y las 60.000 toneladas.

La más grande arribó el 27 de julio del año pasado desde Mississippi (Estados Unidos) en las bodegas del granelero 'Ultra Cougar', 61.515 toneladas. Como particularidad, ha recibido dos pedidos en buques autodescargantes, los primeros y hasta ahora únicos de estas características que han operado con graneles en Avilés. Una vez clasificada en función de las necesidades del cliente, la mercancía se distribuye por carretera o por mar.

El de Avilés es, junto los de Tarragona y Huelva, uno de sus tres centros de distribución de García Munté Energía en España y su actividad, unida a la de otros operadores, ha consolidado al carbón como segunda mercancía por volumen de tráficos en el puerto pese a que Endesa cortó sus operaciones en Avilés coincidiendo con el anuncio de la llegada de García Munté Energía. El total anual se acerca al millón de toneladas frente a los aproximadamente 1,2 que alcanza la blenda, toda en régimen de importación para un mismo cliente, Asturiana de Zinc.

García Munté gestiona la logística de más de cuatro millones de toneladas de materia prima energética, lidera la distribución de combustible sólido en España, Portugal y Marruecos y está presente en países como Egipto, Estados Unidos, Turquía, Alemania o Suiza.

En los años setenta ya explotaba las principales minas de antracita de Asturias y, hasta su llegada a Avilés, tenía en Aboño su nuevo centro de operaciones en Asturias, trasladado que, según la empresa, obedece a «cuestiones logísticas y de ubicación, a pie de muelle» y no ha conllevado abandonar Gijón.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos