García Munté sigue con la tramitación de planta de carbones

F. B. AVILÉS.

La empresa García Munté Energía sigue con la tramitación ambiental de los permisos que necesita para mantener la actividad de la planta de almacenamiento de carbones en el puerto de Avilés. La empresa ocupa 67.000 metros cuadrados para uno de los tres centros logísticos que tiene en España. En su construcción ha invertido cinco millones de euros, fundamentalmente para medidas de protección ambiental.

Con este trámite, se solicita la autorización para verter a la ría las aguas residuales. La empresa generará tres tipos de residuos: de escorrentía, de proceso y fecales. La autorización determina el tratamiento que se dará a cada uno de ellos. La solución pasará por la construcción de una planta depuradora para tratar los vertidos de escorrentía, los generados por la actividad industrial se tratarán para retirar los hidrocarburos. Las aguas fecales se destinarán a una fosa séptica para ir después a la red del puerto. La documentación certifica los equipos que se utilizarán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos