El gobierno se abre a estudiar una nueva tasa del agua para los comercios

El portavoz popular, Carlos de la Torre, con la alcaldesa al fondo. / MARIETA

La propuesta había sido lanzada por el Partido Popular, con el que la concejala de hacienda mantuvo ayer una nueva reunión negociadora

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El PSOE celebró ayer la segunda de las reuniones para abordar las ordenanzas fiscales para el próximo año con el Partido Popular, y en el encuentro pudo constatar la distancia que ambos partidos deben recorrer si aspira a contar con sus votos para aprobar las ordenanzas fiscales en el pleno que se celebrará el próximo 27 de octubre, viernes. En principio, la sesión debería celebrase dentro de dos semanas, el jueves día 19, pero la junta de portavoces acordaba ayer trasladarlo al último viernes de mes para aumentar el plazo para negociar.

Ayer, un nuevo encuentro entre el portavoz del Partido Popular, Carlos Rodríguez de la Torre, y la concejala de Hacienda, Raquel Ruiz, se cerró sin demasiados avances. El único campo para acercar posturas aparece en la tasa del agua, donde el Partido Popular ha solicitado la creación de una figura específica para comercio y oficinas que se una a las existentes para el uso residencial e industrial. Desde el PP, se considera que sería una forma de apoyar a un sector servicios castigado por unos mínimos en el consumo que superan ampliamente sus necesidades. «Tan sólo han comentado que se encuentran abiertos a su estudio», apuntó el edil.

Más complicado parece acercar posturas sobre otras figuras como el Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI). «Nosotros defendemos una rebaja sustancial, pero el gobierno mantiene su propuesta», comentó el portavoz popular. El edil negó sentir presión por la posibilidad del catastrazo, es decir, la subida del impuesto si no se aprueban las nuevas ordenanzas fiscales. «No somos reos de esa posibilidad. El PSOE es gobierno y debe negociar. No estamos condicionados», afirmó Carlos de la Torre, que también confirmó que el gobierno no había visto con buenos ojos la propuesta del Partido Popular de reducir la Plusvalía municipal ni los cambios en las tasas.

«No somos prisioneros de una posible subida del IBI», asegura Carlos de la Torre

A partir de este momento, el gobierno fijará su estrategia de negociación para las próximas semanas. Posiblemente, la concejala de Hacienda, Raquel Ruiz, realizará hoy una valoración de las diferentes propuestas antes de continuar los encuentros con los diferentes grupos de la oposición.

La propuesta del PSOE pasa por congelar todos los impuestos municipales con la excepción de la Contribución o el IBI, que se incrementará a consecuencia de la última revisión catastral. Su propuesta reduce el tipo local del IBI para amortiguar el impacto de la revalorización del suelo. Los cálculos del gobierno es que este impuesto suba de media unos nueve euros.

De esta manera, las arcas municipales se mantendrían dentro de los márgenes de estabilidad presupuestaria obligados por la legislación actual. De no haber acuerdo, el IBI subiría unos dieciséis euros de media, según los cálculos del gobierno.

Negociación compleja

Lo cierto es que el escenario que se presenta al gobierno es de gran complejidad. Necesita de mayoría simple para aprobar las cuentas y cuenta con ocho concejales, justo la mitad que la oposición, ya que la reiterada ausencia del concejal de Ciudadanos, Juan Cuesta, deja el Pleno en veinticuatro ediles.

En ese contexto, tan sólo dispone de dos caminos para lograr la aprobación. A través de la mayoría absoluta, para lo que necesitaría que, PP o Somos votasen a favor, o con mayoría simple. Esta es posible con diferentes combinaciones, pero en las que intervienen, como mínimo, dos grupos municipales. Por ejemplo, con la abstención del PP y el voto a favor de Ciudadanos o Ganemos, derrotaría a un posible rechazado de Somos e Izquierda Unida. O la abstención de Somos e IU.

Además, de esas dificultades, la negociación cuenta con la complejidad de la distancia entre los planteamientos entre las diferentes formaciones. Desde el Partido Popular se habla de una rebaja «sustancial» de todos los impuestos, mientras formaciones como Somos e IU reclaman un IBI diferenciado para aumentar los impuestos a los valores más altos.

Fotos

Vídeos