El Gobierno aprobará el convenio de los enlaces del PEPA una vez sea rubricado por De la Serna

Tramo ya concluido del enlace entre el Parque Empresarial y Garajes, a la altura de la autovía AI-81.
Tramo ya concluido del enlace entre el Parque Empresarial y Garajes, a la altura de la autovía AI-81. / MARIETA

El ministro de Fomento firmará el acuerdo el lunes durante su visita a Avilés, en la que se reunirá con la alcaldesa y el consejero de Infraestructuras

J. F. GALÁN AVILÉS.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, firmará el lunes en Avilés el acuerdo alcanzado con el Principado que desbloquea la conclusión de las obras de enlace por carretera de la margen derecha de la ría y del Parque Empresarial Principado de Asturias con el autovía AI-81, el ramal de la antigua 'Y' que conecta la autovía del Cantábrico con Avilés, paralizadas desde hace más de un año. El acto está previsto para la una de la tarde en el Ayuntamiento y acto seguido De la Serna mantendrá una reunión con el consejero de Infraestructuras y Medio Ambiente, Fernando Lastra, y con la alcaldesa, Mariví Monteserín.

El acuerdo recoge transferir al Principado el tramo de carretera comprendido entre el punto del 'pinchazo', situado en el límite de Corvera y Avilés, ya en el término de este municipio, entre La Marzaniella y Garajes, hasta el enlace de la N-632 A (avenida de Gijón) con la Arteria del Puerto, la N-633. Alcanzado a principios de año, se plasma en un convenio que ya ha recibido el visto bueno del Principado y que a su vez tendrá que ser aprobado por el Consejo de Ministros, extremo que finalmente no se materializó ayer, como se especulaba. Según el Ministerio, «requiere un procedimiento previo».

Adjudicadas en 34,5 millones de euros, las obras comenzaron en 2008 con la previsión de que finalizasen en 2010. Siete años después y tras muchos reveses, paralizaciones y desencuentros entre el Ministerio y la administración que las financia -el Principado-, a día de hoy el grado de ejecución ronda las dos terceras partes. El ejecutivo autonómico estima que estarán concluidas en el primer trimestre de 2019, por lo que de ser así el retraso sería de nueve años.

Las desavenencias tenían su raíz en cuál de las dos administraciones se haría cargo no de la nueva carretera, propiedad del Principado, sino del tramo de la antigua autopista en el que desemboca y también de otras vías, entre ellas la Arteria del Puerto y la Variante, en este caso hasta Piedras Blancas. El Ministerio exigía que ambas, así como el a AI-81 en su integridad, también pasasen a ser de titularidad municipal, extremo que ha quedado descartado.

A día de hoy la caja de la nueva carretera llega a los pies de la AI-81, a la espera de que se acometa el 'pinchazo' en sí y se completen otras tareas, entre ellas instalar pantallas antisonido. Una vez operativa, la vía permitirá acceder directamente desde la AI-81 hasta el PEPA y por extensión hasta la margen derecha de la ría de Avilés, canalizando el tráfico, en su mayoría pesado, que ahora soporta la avenida de Gijón y el primer tramo de la carretera que conduce a Luanco.

Queda por conocer los asuntos que se abordarán en la reunión entre De la Serna, la alcaldesa y el consejero de Infraestructuras y Medio Ambiente. El abanico de posibilidades es extenso, desde la posible cesión al Ayuntamiento del tramo urbano de la N-632 a su paso por Avilés, el plan de eliminación de la barrera ferroviaria, o la futura nueva carretera de acceso al Puerto, la Ronda Norte, que pagará el Gobierno central, aunque el proyecto será ejecutado por el Principado.

Fotos

Vídeos