El gobierno local ofreció un acuerdo al PP para subir el salario de las educadoras infantiles

Xxxxxx. /  XXX
Xxxxxx. / XXX

El PSOE reclamó el lunes el apoyo de los populares para archivar la propuesta de incluir a las educadoras en la Relación de Puestos de Trabajo municipal

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Lunes, 14 de agosto, por la tarde. La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, y el concejal de Recursos Humanos, Raúl Marquínez, convocan de manera urgente al portavoz del Partido Popular, Carlos Rodríguez de la Torre, que acude a la reunión junto con Ana Bretón, portavoz adjunta y una de las personas de su confianza en el grupo municipal.

El motivo del encuentro no es otro que buscar un acuerdo en el tema de las educadoras infantiles antes de la sesión plenaria que se celebró el pasado jueves. Sobre la mesa se encuentra la propuesta de archivar la inclusión del colectivo en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) y que, en esos momentos, sólo cuenta con el apoyo de los concejales socialistas.

La abstención del PP en la comisión de Hacienda allana el paso a la victoria de la postura mantenida por el resto de la oposición. Somos, IU, Ciudadanos y Ganemos son favorables a la inclusión del colectivo en la Relación de Puestos de Trabajo, lo que implicaría un incremento de los gastos de personal del Ayuntamiento de 150.000 euros.

Carlos de la Torre mantuvo la abstención por falta de datos pero no descarta un acuerdo

El PSOE plantea argumentos técnicos y políticos para su postura. En los primeros, los tres informes existentes, sobre todo el de Recursos Humanos, que resulta demoledor. Políticamente, ven inviable asumir el personal de una competencia (la educación infantil) para luego ir a la administración regional, que es la responsable, y decirle que asuma ese personal. Existen pocos precedentes de negociaciones de ese tipo. Más aún en un área como educación, donde la pirámide demográfica cierra unidades educativas y el ciclo 0-3 puede ser una opción para la plantilla docente del Principado. De producirse esa hipotética transferencia de personal se abriría el paso a interrogantes como las condiciones laborales o la identidad de las personas.

Además de estos planteamientos, Mariví Monteserín apeló a la vocación de gobierno del PP. Todos los partidos son conscientes de que la situación de las educadoras infantiles necesita una solución, ahora o en el próximo mandato.

De esta manera, la propuesta del gobierno a los populares fue clara: modificar la abstención anunciada en la comisión de Hacienda para lograr el archivo toda vez que, de ser rechazado (lo que finalmente sucedió) el expediente se mantendría en un bucle administrativo de compleja digestión. Con los tres informes en contra, insistir en la propuesta sitúa al político que firme la inclusión en la plantilla de las educadoras al borde de la prevaricación, lo que la Secretaría municipal debería frenar con una advertencia de legalidad.

A cambio, el gobierno planteaba una mejora sustancial de las condiciones laborales de las trabajadoras. Incluso se habló como horizonte la equiparación con los técnicos de dinamización tecnológica, personal con idéntica categoría a las educadoras y con un sueldo notablemente superior. De hecho, sería una subida del dieciséis por ciento. Pero el Partido Popular declinó el acuerdo, dentro de su política del no a todas las propuestas del PSOE.

Por una parte, veía incoherencias en la postura del gobierno toda vez que en un momento rechazaba incluir a las trabajadoras en la RPT para acto seguido subir la masa salarial de una manera contundente. Los ediles del PP también incidieron en la necesidad de haber cerrado previamente el acuerdo con los sindicatos municipales para, posteriormente, cerrar el pacto político.

Con el Principado como responsable de la actual situación, desde el PP se evitó el acuerdo para no condicionarse en las dos grandes negociaciones que esperan tras el verano: las ordenanzas municipales (donde ya han avanzado que pedirán una bajada de los impuestos) y los presupuestos, donde no se quiere caer en los errores del año pasado en los que se aprobaron a cambio de nada. De ahí que se declinase un acuerdo el pasado lunes, sin descartar poder cerrarlo a medio plazo.

Más

Fotos

Vídeos