Una gorra por una pierna nueva

Alfredo Vázquez entrega la correspondencia Ana María García, del bar Casa Chistoso, en Valliniello.
Alfredo Vázquez entrega la correspondencia Ana María García, del bar Casa Chistoso, en Valliniello. / PATRICIA BREGÓN

La campaña de captación de fondos lanzada por el ciclista Alfredo Vázquez se completará con varias actividades en los próximos meses

C. DEL RÍO AVILÉS.

A Alfredo Vázquez (Pravia, 1985) no hace falta recordarle que al mal tiempo, buena cara. El exfutbolista y ahora ciclista adaptado no ha perdido la sonrisa ni en los momentos más amargos de su aún corta trayectoria y, lejos de afrontar los contratiempos con resignación, saca una fuerza y un ánimo que contagia a todos los que están a su alrededor. Así pasó cuando siendo un futbolista prometedor perdió la pierna izquierda en un accidente de tráfico y se repite ahora que brega por una campaña de captación de fondos que le permita renovar una prótesis que ya ha dado de sí todo lo que podía. La anterior, de 40.000 euros, la abonó de su bolsillo, pero a la nueva, de 65.395, ya no llega. Su sustitución le permitirá competir en ciclismo al nivel que lo está haciendo y seguir trabajando como cartero en Correos, empresa en la que ahora cubre una sustitución pero en la que intenta sacar una plaza fija.

Sufragar la prótesis depende de varias iniciativas que, de momento, solo han reportado poco más de un diez por ciento de lo necesario. De las 3.000 gorras que encargó se han vendido 1.500 que, una vez abonados los gastos de la confección, han dejado en limpio unos seis mil euros. Aunque a eso hay que sumar lo recaudado en el sorteo de una bicicleta en La Botica Indiana, de Pravia, la cifra final está aún muy lejos. Eso sí, sus amigos se están volcando con la causa.

El avilesino Maxi González Asprón organizará el próximo 11 octubre un partido de fútbol en Agones (Pravia) preparatorio de la Copa Regiones de la UEFA entre la selección asturiana y el Praviano, arbitrado por Manuel Enrique Mejuto, amigo personal tanto de Maxi como de Alfredo Vázquez. La recaudación de la taquilla irá para la causa de Alfredo, al igual que la inscripción de los participantes en la marcha ciclista del 14 de octubre, organizada por el Club Cicloturista PSM Bajo Nalón y el Ayuntamiento Pravia. Serán 58 kilómetros con 1200 metros de nivel positivo.

«Ahora mismo no lo veo factible», confiesa Alfredo en un desliz de flaqueza impropio de él. «La campaña empezó muy fuerte, sobre todo gracias a los conocidos y los vecinos de Pravia y alrededores, pero no ha funcionado tan bien como esperaba en el exterior, a pesar de que contamos con la colaboración de transportes Azkar, que asumió los gastos de envío». Por eso es habitual ver a Alfredo en todo tipo de eventos deportivos y mercados con sus gorras blancas a diez euros con un logo diseñado por su hermana y un lema que reza #Siquierespuedes. Deporte Paralímpico.

Alfredo Vázquez sufrió el accidente que cambió su vida el 2 noviembre de 2006. Conducía su moto por una carretera secundaria cuando un coche se lo llevó por delante. En la caída rompió el brazo y perdió la pierna izquierda a nivel femoral, es decir, por encima de la rodilla. No perdió tiempo en lamentarse, ni siquiera los tres días que estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Agustín y los restantes diez de planta. «Fue un palo, pero como me vi tan mal pensé que, dentro de lo que cabía, estaba bien». Esa ha sido la actitud que ha mantenido desde entonces y la que le ha permitido trabajar en Cafés Toscaf durante ocho años, en el Centro de Empleo Especial Apta y ahora en Correos. «Cuando empecé a preparar las oposiciones para cartero buscaba un trabajo que me permitiera entrenar y competir», reconoce. Porque el joven praviano, tras darse cuenta de que la prótesis le permitía hacer una vida casi normal, sacó el título de entrenador de fútbol, probó el ciclismo y se enganchó.

Había sido futbolista en el Real Avilés, con el que llegó a debutar en el primer equipo, y con el Praviano, pero, desde hace casi dos años, el nombre de Alfredo Vázquez está unido a la bicicleta. «Iba mucho al gimnasio y hacía 'bici' estática. Ahí empezó todo», resume. Ha competido en pruebas nacionales e internacionales con resultados muy satisfactorios. Fue cuarto en ruta y en contrarreloj individual, en categoría C3, en el Campeonato de España de Ciclismo Adaptado, disputado en mayo de 2016 en Estepona (Málaga). Este año repitió resultado en ruta y fue quinto en la contrarreloj, eso sí, con mejores tiempos. El registro le daba opción a disputar la Copa del Mundo en un óptimo estado de forma, pero se suspendió.

«Una vez que te metes en harina y ves que puedes competir, tienes una motivación extra para seguir». Por eso tiene en mente, a finales de octubre, la Copa de España que se disputará en Coín (Málaga). «El Grupo Adarsa me patrocina y me facilita un buen vehículo para viajar», agradece.

Mientras los números y las fechas de sus múltiples compromisos conjugan en su cabeza, Alfredo cubre desde el pasado 13 de julio la ruta de Correos que empieza en el PEPA y acaba en La Piñera, Valliniello. Le gusta el trabajo y el trato con unos vecinos que ya no se sorprenden al ver su pierna ortopédica. «No solo no me molesta que me miren sino que hasta me gusta. Es una demostración de que no hay límites. De que si te propones algo lo puedes conseguir». En esencia, el lema de su gorra, la que se puede comprar a través de internet o a él personalmente. La campaña tiene una página en Facebook llamada 'Una pierna para Fredo'.

Fotos

Vídeos