Un grupo de socios solicitará a Pesca una gestora para la Cofradía de Pescadores

Manuel Barba en una reunión mantenida con vecinos y socios de la Cofradía de Pescadores. / MARIETA
Manuel Barba en una reunión mantenida con vecinos y socios de la Cofradía de Pescadores. / MARIETA

«La única relación de Tomás Badiola con el sector es que trabaja de administrativo en la Cofradía», asegura Manuel Barba

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Un grupo de socios de la Cofradía de Pescadores Virgen de las Mareas solicitará hoy jueves a la Dirección General de Pesca del Principado de Asturias que disuelva al actual cabildo y anule el nombramiento de Tomás Badiola Moral como nuevo patrón mayor en sustitución de Fidel Álvarez Garot, que dimitió el pasado abril. El pasado martes, 31 de octubre, cuando se conoció el nombramiento de Tomás Badiola Moral este no precisó su relación con el sector pesquero más allá de la vinculación de su familia.

Ayer, Manuel Barba, abogado de los socios críticos con el actual cabildo, fue más allá y dudó de que el nuevo presidente cumpliese con los requisitos que, según los estatutos de la Cofradía, debe tener para ser patrón mayor. «Que nosotros sepamos no es socio ni fue elegido para el cabildo ni ha trabajado en la mar», declaró ayer el letrado, «la única relación que tiene es ser empleado de la Cofradía, donde se encarga de tareas de administración y de cubrir las vacaciones en el surtidor de gasolina cuando aún lo gestionaba la Cofradía».

El abogado también considera «muy grave» que una decisión de este tipo se haya tomado «de espaldas a los socios y sin informarles de nada».

En esta situación, el grupo de socios que asesora Manuel Barba, que ha obtenido por orden judicial el derecho a acceder a la documentación oficial de la Cofradía, ha decidido recurrir el nombramiento de Badiola Moral, además de solicitar una gestora para frenar la dinámica en la que se encuentra la Cofradía de Pescadores que mantiene abiertos frentes judiciales para intentar desahuciar de las viviendas de El Nodo a varios de sus socios.

Además, esta semana se conoció la sentencia del Juzgado de lo Mercantil Número 3 de Gijón que desestima la demanda de la Cofradía de Pescadores contra trece consejeros de Nueva Rula de Avilés y condena a la entidad al pago de las costas del proceso, una cantidad que podría rondar los 80.000 euros.

La primera reacción de la Cofradía de Pescadores, según declaró el pasado martes su secretario, Alejandro Álvarez, fue la de recurrir la decisión judicial al considerar que «carece de fundamento». Esta situación alimentaba ayer la preocupación de Manuel Barba ya que «si el recurso no prospera, la Cofradía puede tener que afrontar las costas de la demanda y de la apelación, con un quebranto económico muy grande para su patrimonio y, por tanto, perjudicar a todos los socios. Todo esto es muy grave y justifica la constitución de la gestora».

La decisión corresponde a la Dirección General de Pesca del Principado de Asturias, organismo con las competencias del sector.

Fotos

Vídeos