Los grupos municipales indultan a la visera de El Pozón «por su valor sentimental»

La marquesina de la calle Santa Apolonia, en El Pozón, será trasladada a la calle Monte Viso, en Llaranes. / MARIETA

La alcaldesa defiende la decisión y solo Ciudadanos se muestra en contra por su alto coste económico

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

Cuando el año pasado el Ayuntamiento convocó la primera consulta ciudadana para decidir sobre un proyecto urbanístico en Avilés parecía que la suerte de la marquesina de El Pozón, la popular visera, estaba echada, pero finalmente no ha sido así. Ayer todos los partidos de la Corporación, excepto Ciudadanos, dieron el visto bueno al traslado de la estructura a la calle Monte Viso en Llaranes, en lugar de la demolición que habían votado la mayoría de los vecinos que participaron en la consulta municipal de febrero del año pasado.

La alcaldesa, Mariví Monteserín, explicó la decisión tras su reunión a mediodía de ayer con todos los portavoces de los partidos que conforman la Corporación. «Ha habido un acuerdo muy mayoritario a favor del traslado y vamos a intentar que se lleve a término causando los menos problemas posibles», dijo, refiriéndose así a los retrasos que puede suponer esta decisión para las obras de urbanización que se llevan a cabo en Santa Apolonia, donde se ubica la marquesina. «Ahora vamos a tratar de contratar ese traslado y tratar de amortiguar lo más posible los efectos sobre la obra que ya está en marcha», añadió la alcaldesa.

Trasladar la marquesina supone un desembolso de 135.484 euros, según se recogía en el informe técnico que el pasado jueves se presentó a todos los grupos del Ayuntamiento para que adoptasen una decisión con toda la información en sus manos. El presupuesto para hacer frente a este sobrecoste de la obra de Santa Apolonia no se retirará de ninguna partida, según aclaró también ayer la alcaldesa. Explicó que «se trata de dinero que saldrá de la partida de inversiones y por tanto responde a crédito». Monteserín justificó la decisión final adoptada «no solo por el valor histórico, sino sobretodo por el sentimental y porque tenemos un informe que concluye que es viable el traslado y, ya que se puede hacer, lo vamos a aprovechar».

El PP hubiera preferido que la estructura actual no se tocaseSomos pedía que se reubicase en El Pozón, pero no era viable técnicamente

La concejala de Ciudadanos, Carmen Pérez Soberón, fue la única que se mostró disconforme con el traslado de la estructura y lo hizo fundamentalmente aportando tres argumentos. El primero, que Patrimonio no cree que la marquesina tenga valor histórico, «si la autoridad a la hora de determinar los elementos históricos a conservar nos hubiera dicho que está estructura tiene algún tipo de valor ya no habría más que hablar, pero no es así». El segundo, que ya se había hecho una consulta y ahora «se obvia que la participación ciudadana optó en su día por una réplica». Y el tercero, el coste económico de esta decisión, «hablamos de casi 90.000 euros más que se si hiciera la réplica para una pieza que no tiene valor histórico sino sentimental», afirmó.

Añadió siguiendo con ese argumento que «hay muchos ciudadanos que no tienen vinculación emocional alguna con la marquesina y nos preocupa que para financiar esta decisión se retraiga dinero de otras partidas de inversión en la ciudad, de otros barrios que no tienen tanta inversión».

A pesar de que el acuerdo mayoritario ha sido el traslado, la decisión no termina de convencer a los partidos políticos que apoyaron la petición de indulto para la estructura lanzada desde el Club Popular de Llaranes. El portavoz del Partido Popular, Carlos Rodríguez de la Torre, aseguró mantener la petición que en forma de moción realizó su grupo en el Pleno del mes de junio para que la marquesina se mantuviese en el mismo lugar. «No nos vamos a negar al traslado porque no queremos que se destruya, pero lo vemos con preocupación, como un mal menor».

El principal recelo de los populares es el coste económico que tiene el traslado. Según apuntó Rodríguez de la Torre, en la reunión de ayer con la alcaldesa se indicó que «el presupuesto saldría de los ahorros en la adjudicación de Santa Apolonia, pero eso no nos convence, si no se tocase no habría nada que invertir y el presupuesto se podría destinar a otro fin».

Tampoco está del todo convencido con la decisión el grupo de Somos. Su portavoz, David Salcines, explicó que lo que su grupo no comparte de este acuerdo es la ubicación. «No va a dejar satisfechos a los vecinos de El Pozón porque no se queda en el barrio, se traslada a Llaranes, pero los técnicos han asegurado que no sería posible el traslado dentro de Santa Apolonia por la inclinación de la calle, por lo que aceptamos finalmente el traslado pero pensando que no es la mejor solución». En todo caso, su partido lo que consideraba «un sinsentido» era que se destinasen 54.000 euros a construir una réplica.

Por su parte IU ya adelantó el lunes su posición a favor del traslado de la estructura argumentando el valor sentimental y artístico de la misma defendido por «la sociedad civil» y que la coalición respaldó desde el primer momento.

Fotos

Vídeos