Una habitación y tarjetas para ayudar a los padres que acaban de perder a su bebé

C. R. AVILÉS.

Gracias a un proyecto de investigación anterior, en la Universidad de Cádiz se dieron cuenta de que la atención en los hospitales andaluces a los progenitores que perdían un niño durante la gestación o a los pocos días de nacer era «deficiente». De ahí nació una nueva investigación centrada en la atención que deben recibir estos padres y la formación de los profesionales que los atienden.

La consejería de Sanidad de Andalucía financió con 50.000 euros una investigación que ha servido para «habilitar una serie de herramientas que mejoran la atención a estos paciente que estamos implementando en toda la provincia de Cádiz». Porque estas buenas prácticas de atención integral que llevan a cabo tanto médicos como enfermeras han demostrado que si se atiende de manera eficaz en los primeros momentos se logra «prevenir un duelo complicado y con peor respuesta a terapias psicológicas empleadas a posteriori, cuando ya existe el problema», explicaron Nuria de Argila y José Manuel Romero.

Aunque ya se aplica en hospitales como el de Montilla, en Córdoba, el proyecto trata de acumular la mayor evidencia científica posible antes de ser exportado.

Entre las medidas están la de disponer de una habitación donde los padres y familiares se puedan reunir para conocer y despedir al bebé, la identificación de los espacios de duelo perinatal con una tarjeta que simboliza la pérdida, la entrega de material educativo sobre esa pérdida, así como de los recursos y redes de apoyo disponibles, ofrecer la posibilidad de ver y abrazar al bebé, obtener o elaborar algún recuerdo, como pueden ser fotografías, entre otros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos