Ana Hevia califica de «éxito» unas fiestas de San Agustín «intensas y variadas»

Los niños pudieron participar en diversos juegos en el mercado medieval.
Los niños pudieron participar en diversos juegos en el mercado medieval. / MARIETA

La concejala de Festejos celebra el respaldo popular a una programación que sus oponentes políticos tildan de «continuista»

C. DEL RÍO AVILÉS.

El respaldo y la alta participación popular en prácticamente todas las actividades de las fiestas de San Agustín han sido la mejor carta de presentación de unos festejos y de una ciudad a la que no intimidó la presencia de la lluvia el pasado domingo. Pero el «éxito» que la concejala de Festejos, Ana Hevia, leyó ayer en esta respuesta no es, según la oposición, mérito propio sino de la ciudadanía. Partido Popular, Somos, Izquierda Unida y Ciudadanos pusieron diversos matices a una programación que calificaron de «continuista» y «sin novedades».

Se manifestaron así después de que Hevia expresase que las fiestas habían sido «el mejor broche final para un verano de actividades muy respaldadas por el público». Aseguró que habían tomado nota de los fallos «para no repetirlos» y celebró que los festejos hubieran tenido repercusión nacional. Aseguró que las fiestas habían sido «intensas, variadas y atractivas para todos los públicos», una sensación «compartida por todos, desde vecinos hasta visitantes, pasando por el comercio o el sector hotelero». Esta respuesta «nos sitúa en una posición de cada vez mayor fuerza en el calendario estival asturiano y nos consolida como destino de ocio», afirmó.

Hevia aseguró que junto al mantenimiento de actividades consolidadas se apuesta por introducir nuevas propuestas, como el recital de ópera desde los balcones del Palacio de Camposagrado, que, además «pone en valor el casco histórico». Exhibió, además, la continuidad de actividades introducidas en los años recientes, como los Sabores de Plaza en Plaza o la música en el Parque de Ferrera, este año de la mano de la zarzuela 'Avilés 1900'.

Habló de los fuegos, menos extensos que otros años, pero «quince minutos de una explosión de colorido espectacular, con la que disfrutamos muchísimo», y de la alta participación de los eventos deportivos que todavía continúan celebrándose. Estos días, el Trofeo de Billar a Tres Bandas y, el próximo fin de semana, 2 y 3 de septiembre, la Copa del Principado de Balonmano, en el Complejo Deportivo de La Magdalena.

Recordó que el público infantil había centrado buena parte de sus esfuerzos a través de citas como Divertilandia, el cine en el Parche, el festival Asturisas y las actividades en el marco del mercado medieval, «todo un referente de nuestras fiestas, con una acogida brutal también por parte de gente de fuera».

En esta pormenorización del programa festivo, Ana Hevia hizo una parada también en la música, «una de las grandes protagonistas». Enumeró los conciertos de Diana Navarro, Sebastián Yatra, al festival Las Músicas, el Sol Celta, el Intercéltico, el Folclórico Internacional, La Mar de Ruido, La Grapa, los de Cadena Dial, Los 40, Avilés Suena Bien («que se volverá a repetir por la gran acogida que tuvo») y la actuación de las orquestas que el domingo hubo que suspender por la lluvia.

En el apartado musical, y en los cachés, fue donde Somos fijó uno de sus puntos de atención: los «27.000 euros cobrados por Diana Navarro y los 25.000 euros de Sebastián Yatra» y recordó que seguían sin saber quién había pagado el año pasado el concierto de Nick Waterhouse.

Valoró positivamente el espacio concedido a los grupos locales, pero remarcó que Somos no quiere «guetos». «Parece que quieren cubrir el expediente con un 'festivalín', con todos los respetos, con muy poco presupuesto (5.000 euros), y así parece que hacemos algo por la escena local». Asimismo, se preguntó por qué no se había dado cabida a algún intérprete asturiano en el festival 'Las Músicas', puesto que hay autores y grupos que trabajan la fusión.

«En cuestiones musicales, hay una política errática, no hay una línea clara», resumió. Asimismo, criticó la falta de oferta de ocio infantil y se pregunto «por qué con un escenario en El Parche, con un equipo montado y que se paga por días, se llevan tres conciertos a la plaza del Niemeyer cuando no es una infraestructura municipal. Nos gustaría saber los motivos reales».

El PP, al igual que Somos, atribuyó el mérito de las fiestas a la gente y advirtió sobre las «muchas mejoras» que deben aplicarse, entre ellas la promoción en el exterior.

Se preguntó también por qué las orquestas no tocaron en el centro de la ciudad, con la repercusión que eso supondría para los negocios de la zona de marcha, y tildó de «error imperdonable» que no hubiera habido caballitos en la tercera ciudad más grande de Asturias. «Que la Asociación de Vecinos del Carbayedo sea capaz de montar algunas atracciones y colchonetas y que la concejala no llegue a acuerdos con los feriantes es sospechoso», señaló Reyes Fernández Hurlé.

Además, lamentó y criticó duramente que en Avilés con conste dentro del programa festivo la fecha y hora de la misa y procesión en honor a San Agustín. «Debe ser el único pueblo de España donde no sale. La iglesia estaba a tope y la procesión fue un éxito. Los creyentes pedimos el mismo respeto que concedemos a los demás», señaló.

Por último, habló de Bárbara, la muñeca de cartón que invita a hacerse un 'selfie' con ella y luce el mensaje 'No es no' en su camiseta. «Todos los avilesinos y todos los grupos estamos de acuerdo y comprometidos en contra de la violencia sexista en las fiestas, pero no sé si la ayuda es una niña que luce un eslogan partidista en la camiseta». «No sé si tratan de hacerle la pelota a Pedro Sánchez porque ellos son de Díaz», ironizó Hurlé.

Llarina González, portavoz de IU, habló de unas fiestas «continuistas» y sin ideas nuevas, que habían dejado por el camino el mercadillo en El Muelle y los caballitos. El traslado de las galas del Festival Folclórico Internacional al Centro Niemeyer tuvo sus luces y sombras. Por un lado, «es un marco muy bonito, pero con menos capacidad que el Quirinal».

Cree que, en general, las fiestas han olvidado su carácter popular y, fijando la atención en pequeños detalles, alertó de la falta de baños públicos en la Pista de la Exposición durante los conciertos. «Curiosamente cuando entidades privadas como el Intercéltico o el Festival de la Cerveza instalaron allí sus carpas sí había servicios», indicó.

Por su parte, Carmen García Soberón, de Ciudadanos, recordó que «el lleno de las calles no quiere decir que la programación haya sido buena», a la vez que afeó las declaraciones de Hevia en este periódico afirmando que la programación festiva de Avilés no tenía nada que envidiar a la de Oviedo y Gijón. «Eso no se lo cree nadie. El día que Oviedo o Gijón nos contraprogramen, como ya hizo la segunda con los carnavales, nos hunden las fiestas», apuntilló.

Recomendó «tener uno o dos días grandes con una actuación o espectáculo de primerísimo orden. Se echan en falta innovaciones, por ejemplo la zarzuela en el parque de Ferrera, que fue un éxito». «Todos los años el día grande de San Agustín la gente está dando vueltas por la calle sin otra cosa que hacer que visitar o revisitar el mercado medieval porque hasta las nueve que empieza la orquesta no hay otro sitio a dónde ir», señaló.

El único capote que le llegó a la concejala de Festejos llegó de Agustín Sánchez, de Ganemos, que afirmó que su grupo nunca valoraba la programación y que lo más importante era «fiscalizar el gasto». «Esperamos que este año no haya ninguna sorpresas en las cuentas», deseó el edil.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos