El Hospital San Agustín cerrará dos plantas en agosto por obras

Exteriores del Hospital Universitario San Agustín. /MARIETA
Exteriores del Hospital Universitario San Agustín. / MARIETA

El centro sanitario repetirá en verano el plan del año pasado con la supresión de sesenta camas para evitar cierres totales

EVA FANJUL AVILÉS.

El Hospital Universitario San Agustín ha planificado el cierre de dos plantas durante buena parte del mes de agosto para poder acometer diferentes obras de remodelación. En concreto, se trata de las plantas tercera y cuarta sur. En una de ellas se realizarán trabajos de pintura y en la otra se renovará el sistema de llamada «que utilizan los pacientes ingresados en las habitaciones para avisar al personal del control de enfermería cuando necesitan algo», según explica Ana Suárez Guerra, directora de Gestión de Unidades y Enfermería del Área Sanitaria III.

Además, en ambas plantas se va a habilitar una habitación adaptada a personas con movilidad reducida, en la que habrá una única cama y que contará con un baño adaptado, «tal y como ya se ha hecho en otros servicios como neurología». Según Suárez Guerra, «el cierre de estas plantas es imprescindible, ya que no se pueden realizar los trabajos previstos con pacientes ingresados, pero será breve y tendrá una duración mínima de tres semanas».

En cuanto al resto de planificación del verano, el Hospital San Agustín repetirá el sistema de organización que puso en marcha por primera vez el año pasado y bloqueará unas sesenta de las cerca de cuatrocientas camas de las que dispone para evitar el cierre completo de plantas durante la época estival.

Este protocolo aplica una disminución de entre cuatro y seis camas útiles por planta. Esto supone pasar de disponer de «entre 32 y 36 a unas veintiséis o veintiocho camas por planta», explica Ana Suárez Guerra.

La reducción responde, según detalla la responsable, a la disminución de la carga asistencial que se produce durante el verano, «cuando hay menos cirugías ya que coinciden las vacaciones de profesionales y de pacientes, y también cuando se registra una menor incidencia de enfermedades agudas o patologías crónicas que se agudizan durante el invierno. Además, en verano no hay gripes y cae la carga viral», detalla Suárez Guerra.

Más información

Resultados «positivos»

El objetivo de la iniciativa es que «la dotación y el bloqueo de camas optimice el servicio», destaca la responsable. Una medida de conciliación entre las necesidades asistenciales y el periodo vacacional del personal que además «fomenta una mayor estabilidad de los cuidados y la atención que se ofrece porque las plantas se conservan por especialidad y por nivel de cuidados», explica la directora de Enfermería.

El San Agustín fue el primero de los hospitales del Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) en testar este nuevo plan piloto cuyo principal objetivo es evitar la clausura de plantas completas en el centro hospitalario y que tras el análisis de resultados podría exportarse a otros centros sanitarios asturianos.

Según Ana Suárez Guerra, los resultados obtenidos en el verano de 2017 fueron «muy positivos y los profesionales se mostraron muy satisfechos con un sistema que les facilitó el trabajo y la calidad asistencial».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos