El hospital da el alta a sus residentes

Los nuevos médicos y enfermeras se despidieron ayer en un acto en el salón de actos del San Agustín. /  JOSÉ PRIETO
Los nuevos médicos y enfermeras se despidieron ayer en un acto en el salón de actos del San Agustín. / JOSÉ PRIETO

Diecisiete nuevos especialistas concluyen sus dos años de residencia en el áreaEl San Agustín celebró ayer el acto de despedida de sus médicos y enfermeros residentes con la esperanza de atraerles en el futuro

EVA FANJUL AVILÉS.

Tras dos años de intensa formación y esfuerzo como médicos y enfermeros internos residentes, diecisiete nuevos especialistas están apunto de comenzar su carrera profesional. «Desde hace muchos años han sido profesionales del estudio y de la formación y a partir de ahora están preparados para ser profesionales de la sanidad», asegura la subdirectora de Asistencia del Área Sanitaria III, María Maniega.

El Hospital Universitario San Agustín acogió ayer el acto de despedida con el que concluye de manera oficial el periodo de residencia durante el que estos facultativos han desarrollado sus rotaciones formativas en los diferentes servicios de atención primaria y hospitalaria de este área. Un acto agridulce para algunos porque pone fin a una etapa «dura pero muy agradable» en la que el hospital y los centros de salud de la comarca se han convertido en su segunda casa. «El San Agustín es un hospital pequeño donde la gente es muy cercana y que te ofrece la posibilidad de hablar tú a tú con los especialistas y donde recibes una formación mucho más personalizada, y yo sin duda repetiría» asegura la tinetense Ana Fernández, residente de Farmacia Hospitalaria.

Ahora estos jóvenes médicos deben escoger destino e integrarse en las bolsas de empleo. Los responsables del Área Sanitaria III esperan que su estancia les haya convencido para quedarse y comenzar aquí su carrera profesional. «El factor clave suele ser el origen del residente. Sí son de fuera de Asturias o de la zona hay más posibilidades de que se vayan. Nos gustaría que todos se quedasen con nosotros y espero que así sea», señalaba la subdirectora Maniega.

Los responsables del Área III esperan que los nuevos especialistas se queden en la comarca

Este es el caso del sierense Manu Roza, residente de Medicina Comunitaria y de Familia, para el que la comarca avilesina «reúne todas las características para que los médicos de familia nos formemos bien, con un buen promedio de pacientes. Además hay que destacar que aquí desde el principio hasta el final todo el hospital se vuelca en nuestra formación y no eres un objeto pasivo se cuenta contigo como uno más. Espero quedarme aquí».

Durante el acto de despedida, médicos y enfermeros residentes ofrecieron cuatro breves ponencias. Al término del acto, se les hizo entrega de su diploma y de un regalo en recuerdo de su estancia formativa y disfrutaron de un aperitivo en el que conversaron con los responsables del área sanitaria acerca de su inminente futuro profesional. En concreto, la distribución de los médicos, enfermeros y psicólogos residentes por especialidades que han finalizado su residencia en el área III en 2018 son: dos de Digestivo, uno de Neumología, uno de Medicina Interna, uno de Farmacia Hospitalaria, cuatro de Medicina Familiar y Comunitaria, uno de Bioquímica Clínica, uno en Psicología, cuatro de Enfermería Familiar y Comunitaria y un especialista en Enfermería de Salud Mental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos