La hostelería celebra la alta ocupación en verano y espera una buena entrada al otoño

S. G. AVILÉS

Los hosteleros celebran un verano que llenó los establecimientos prácticamente al completo. La sección Hostelería Comarca Avilés-Ucayc valora «muy positivamente» la alta ocupación de la temporada estival, que «por momentos superó los registros del año pasado», explica Gonzalo Rodríguez. La temporada alta comenzó en julio y, a pesar de que el verano ha sido inestable meteorológicamente hablando, fue «fantástico».

Los hoteles completaron sus plazas y los restaurantes y bares constataron la gran afluencia de visitantes a la ciudad. «Agosto se ha mantenido en niveles de otros años. Siempre es un mes bueno y este también lo ha sido, porque hay muchos eventos en la ciudad y eso ayuda a que se mueva mucho la gente, tanto los propios avilesinos como la que llega desde fuera de la ciudad», apunta Rodríguez. Tan solo llevamos cinco días de septiembre pero se antoja un mes bueno «siempre que el tiempo acompañe».

La vuelta al cole no ayuda a mantener el mismo nivel de ocupación, aunque tanto la Semana de la Tapa como las Jornadas del Cómic harán de revulsivos para la hostelería. «Todo apunta a que va a haber mucha gente en la ciudad, al menos la primera quincena», dice el hostelero.

Tras un verano «muy bueno» el sector espera que la entrada al otoño siga el mismo camino. Los próximos meses serán de transición hasta la llegada de la Navidad, época en la que «la ciudad vuelve a llenarse por si sola». Noviembre es quizás el mes más flojo «pero tenemos constatado que tampoco interesa invertir en llevar a cabo iniciativas ahí porque es una época muy familiar», explica.

La hostelería avilesina organiza a lo largo del verano varios eventos gastronómicos como son el Famous Wine Festival, los Bocados Marineros o Sabores de Plaza en Plaza. «Este último fue el que nos sirvió de termómetro, porque el 70% de las personas que se acercaron a la plaza de Álvarez Acebal eran turistas», comentó Rodríguez, que también reclamó más eventos como este para conseguir que los visitantes se muevan por todo el centro. «Se podría estudiar que el Festival Intercéltico establezca varias sedes con varios escenarios, eso haría que los visitantes se movieran y no se centraran en una sola zona», propone.

El punto negativo de la temporada estival se lo llevaron los días previos al fin de semana de San Agustín. Los hosteleros reclaman más actividades para no tener «tres o cuatro días muertos a finales de agosto. Tuvimos la sensación de que no hubo fiestas», recalca Rodríguez. En concreto se quejan del impás que hubo entre las fiestas de El Carbayedo y los días grandes.

Fotos

Vídeos