El importe de las multas impuestas cae 60% en lo que va de año, según el PP

La antigua oficina de cobro de multas permanece cerrada desde septiembre de 2017. / MARIETA
La antigua oficina de cobro de multas permanece cerrada desde septiembre de 2017. / MARIETA

Lo atribuye a deficiencias en la gestión de cobro, en manos de personal municipal, y el PSOE califica los datos de «falsos» sin ofrecer otros

J. F. GALÁN AVILÉS.

El importe de las multas, en su mayoría de tráfico, impuestas por el Ayuntamiento a 31 de octubre asciende a 398.078 euros y se han cobrado en su práctica totalidad. La cifra es notablemente inferior a la registrada en años precedentes en el misma fecha, en torno al millón de euros, según los datos facilitados ayer por el PP, que se pregunta las causas de este «espectacular» descenso y lo relaciona con los problemas de cobro que padece el Ayuntamiento desde que en septiembre del año pasado expirase el contrato de la empresa a la que se había confiado el servicio y de que los dos intentos de volver a sacarlo a concurso resultasen fallidos. El gobierno local optó entonces por transferir la gestión al Principado, que ha rechazado su propuesta en base un informe negativo del secretario del Consejo de Gobierno. El Ayuntamiento, por su parte, asegura que dicho obstáculo es subsanable y que finalmente la gestión del cobro de multas quedará en manos de la administración autonómica.

El concejal popular Alfonso Araujo pide al gobierno local que explique las causas del descenso en el importe de las multas impuestas y en el alto porcentaje de recaudación. «Resulta que a 31 de diciembre había multas pendientes de cobro por importe de 2,1 millones de euros y que en abril de este mismo año habían prescrito más de 3.000 y ahora, como por arte de magia, se ponen poco más de la tercera parte de multas y se cobran todas. Eso no cuadra. La profesionalidad de la Policía Local esta fuera de toda duda y no es creíble que el número de infracciones haya descendido de un año para otro de forma tan espectacular. O no se tramitaron o están en el fondo de un cajón», apuntó Araujo.

El gobierno local retiró la convocatoria del primer concurso abierto para volver a adjudicar el servicio después de que dos empresas candidatas interpusieran recurso al considerar que una de las cláusulas no se ajustaba a derecho y el Tribunal de Cuentas lo declarase nulo, una situación que volvería a repetirse en el segundo intento de adjudicación.

Somos asegura que la privatización supuso un sobrecoste de 400.000 euros en seis años

«Era un traje a medida», subraya Araujo. Después, el Ayuntamiento confió el servicio a personal propio a la espera de transferirlo al Principado. Según el concejal popular, faltan medios. «Ni siquiera pueden acceder al expediente que origina la multa, hay gente que va a pagar y se no puede hacerlo. Lo que pedimos al PSOE es que dé explicaciones y que arregle la situación. Nos da igual que la gestión sea pública o privada, pero que se arregle», concluyó.

Inconvenientes técnicos

Luis Ramón Fernández Huerga, portavoz del Gobierno local, califica de «falsos y torticeros» los datos facilitados por el PP sin ofrecer otros, atribuye la negativa del Principado a asumir la gestión del cobro de multas a «inconvenientes técnicos que surgen cuando se intenta implantar por primera vez un sistema que conseguiremos resolver» y vaticina que una vez solventados, otros ayuntamientos de Asturias seguirán el mismo camino. «Buscamos un acuerdo con el Principado con el objetivo de contar con un sistema cómodo para la ciudadanía, centralizando el pago de tributos y de sanciones en un mismo ente», explicó.

Somos e IU ven con buenos ojos que el Principado asuma la gestión. «Celebramos que tras dos intentos fallidos de privatizar el servicio el gobierno local rectifique y apuesta por volver a lo público», manifestó Carmen Conde, concejala de IU. Somos, por su parte, afirma que los seis años en los que estuvo privatizado «supuso un sobrecoste de 400.000 euros».

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos