Incertidumbre en el sector pesquero ante la declaración de Zona de Especial Conservación

Barcos de distintas artes amarrados en el muelle pesquero del puerto avilesino.
Barcos de distintas artes amarrados en el muelle pesquero del puerto avilesino. / MARIETA

La flota teme que conlleve restricciones a la actividad, extremo que rechaza el director general de Pesca del Principado

J. F. G. AVILÉS.

La próxima declaración del Cañón de Avilés como Zona Especial de Conservación ha sido acogida con agrado por científicos y conservacionistas y con gran recelo por el sector pesquero, temeroso de que conlleve nuevas restricciones a la actividad, tal y como ha sucedido con El Cachucho, antaño uno de los principales caladeros del Cantábrico hasta que en 2008 fue completamente cerrado a la pesca, situación que se mantiene a día de hoy. «La actividad pesquera actual afecta al ecosistema, causando graves consecuencias al entorno marino», manifestó el pasado julio el científico Francisco Sánchez, miembro del equipo del Instituto Español de Oceanografía tras concluir una nueva campaña de investigación llevada a cabo en El Cañón de Avilés y en 'El Cachucho', una gran montaña submarina que emerge desde los 4.400 metros hasta los 425 metros de profundidad situada a la altura de Ribadesella.

En el Cañón de Avilés faenan unos 280 barcos y su declaración como Zona Especial de Conservación, en un plazo máximo de seis años, estará acompañada de un plan de gestión desarrollado por el Ministerio de Medio Ambiente. El director general de Pesca del Principado, Alberto Vizcaíno, rechaza que vaya a perjudicar la actividad pesquera en este área. «No va a haber restricciones. En las zonas en las que se está pescando no hay ninguna especie de interés, y en las que sí las hay es así porque por allí no pasa ningún arrastrero ni ningún barco faenando a otras artes. El objeto del plan es mantener y preservar las circunstancias actuales, que están ahí gracias a que la actividad pesquera no deja huella, y el sector va a participar en su redacción. Ese el compromiso del Ministerio y el de esta administración», manifestó al respecto.

Pese a su importancia, el Cañón de Avilés, uno de los valles submarinos más profundos del mundo, continúa siendo un gran desconocido para el gran público. El Ayuntamiento de Avilés tiene previsto abrir un centro de interpretación sobre él en la nave que albergaba el taller de carpintería del desaparecido Astillero de Ojeda y Aniceto, en San Juan de Nieva, en el margen derecho de la ría. La rehabilitación del edificio queda en manos de la Autoridad Portuaria, que ha sacado a concurso el correspondiente proyecto con un precio base de licitación de 394.420 euros. El plazo de ejecución es de seis meses.

El Ayuntamiento prevé instalar pantallas, maquetas y otros elementos que permitan al visitante comprender la relevancia del Cañón de Avilés y ser consciente de los secretos que oculta. La oferta se completará con una exposición sobre la ría de Avilés con fondos de 'Portus', la exposición con la que en 2015 la Autoridad Portuaria conmemoró el centenario de la fundación de su embrión, la Junta de Obras del Puerto. Está previsto que tanto el centro de interpretación como la exposición sobre la ría abran al público a lo largo de 2018.

Fotos

Vídeos