La infancia avilesina reclama una ciudad más saludable y dinámica

El pasado diciembre, el auditorio de la Casa de Cultura albergó la presentación de las conclusiones del II Plan de Infancia. / FOTOS MARIETA
El pasado diciembre, el auditorio de la Casa de Cultura albergó la presentación de las conclusiones del II Plan de Infancia. / FOTOS MARIETA

El Pleno municipal aprueba por unanimidad los contenidos del tercer Plan de Infancia que se deberán desarrollar hasta el año 2022

Y. DE LUIS / F. DEL BUSTO AVILÉS.

Resulta fácil imaginar como sería Avilés diseñado por los menores de edad, el 13,6% de toda la población de la ciudad y que representan 10.928 avilesinos, de los que 9.096 tienen menos de quince años, tan solo hay que leer los contenidos del tercer Plan de Infancia aprobado por unanimidad en el Pleno municipal del pasado martes y cuya aplicación se alargará desde este año hasta el 2022. Los niños y adolescentes imagina una ciudad más saludable y dinámica.

La elaboración de este documento ha seguido un sistema participativo, contando como elemento clave el Consejo Municipal de la Infancia y Adolescencia. Sus integrantes son elegidos por los diferentes colegios e institutos de la ciudad, tanto público como concertados. Además se cuenta con la opinión de los niños del Colegio de Educación Especial de San Cristóbal para lograr un documento que refleje a toda la infancia y adolescencia avilesina.

Para ello, una encuesta examinó las propuestas elaboradas en el consejo municipal, además de permitir que los participantes aportasen sus ideas. Las ideas del consejo salieron adelante con apoyos claros. En una escala del uno al diez, las sugerencias se refrendaron con notas medias de ocho y nueve puntos. En su memoria, los integrantes del consejo explican este resultado por su carácter participativo.

Finalmente, con el respaldo de técnicos municipales, el tercer Plan de Infancia aporta a la gestión municipal treinta ideas diferentes distribuidas en cuatro grandes campos: urbanismo y medio ambiente, educación y familia, salud y deporte y, por último, cultura y ocio.

Uno de los rasgos de estas medidas es que, en muchos casos, sus beneficios alcanzan a toda la ciudadanía. Sucede, por ejemplo, en actuaciones del área de urbanismo y medio ambiente, donde reclaman facilitar el uso de la bicicleta en la ciudad, concienciar a los dueños de mascotas para recoger sus excrementos en la calle o modificar la distribución de los bancos, colocando algunos en círculo.

Pero también plantean que el transporte público sea más barato o que la voz de los menores se escuche en la planificación urbanística. En total, este campo representa ocho medidas, al igual que el área de educación y familia. Aquí se sugiere desde más salas de estudios a la organización de talleres con contenidos culturales para aprovechar «el tiempo libre de manera más divertida». También se pide mejorar la divulgación de los derechos de los jóvenes y promover actividades familiares.

Salud y deporte recoge cinco aportaciones: desde campañas de limpieza con la participación de menores y adultos a fomentar actividades saludables y deportivas. También se subraya que las actividades deportivas favorezcan la presencia de jóvenes con discapacidad funcional.

El campo de la cultura y el ocio eleva a nueve el número de sus aportaciones. Van desde fomentar los juegos en la calle a promover los debates sobre la participación infanto-juvenil desde el ámbito local al europeo o, incluso, crear una escuela de participación juvenil que fomente valores ciudadanos.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos