Un informe técnico del Principado fijará las calles que deben cambiar de nombre

La alcaldesa consulta con la interventora, Pilar González Bueres, durante el pleno de ayer.
La alcaldesa consulta con la interventora, Pilar González Bueres, durante el pleno de ayer. / MARIETA

El gobierno municipal defiende la necesidad de fijar un criterio estable para toda la región y «evitar lo que sucedió en Madrid»

F. DEL BUSTO AVILÉS.

La propuesta de Izquierda Unida de modificar los nombres de varias calles y del estado Román Suárez Puerta deberá esperar según indicó ayer el portavoz del gobierno municipal, Luis Ramón Fernández Huerga. IU solicitaba modificar el nombre de las vías en memoria de dos alcaldes de la ciudad: Francisco Orejas Sierra y José López Ocaña, además Sabino Álvarez Gendín, que fuer rector de la Universidad de Oviedo.

La concejala Carmen Conde defendió la propuesta calificando a los citados como figuras «franquistas», señalando que la presencia de esas denominaciones en el callejero era un «insulto» para las familias de las víctimas del franquismo. Amparada en la Ley de la Memoria Histórica la edil reclamaba el cambio de los nombres, apuntando que su grupo trabajaría para que las futuras denominaciones se formulasen a través de un proceso de participación popular y en clave femenina.

En su respuesta, Huerga recordó que la aplicación de la Memoria Histórica ya se había debatido en el Pleno. El edil desveló que la Dirección de Justicia e Interior del Principado había solicitado a todos los concejos un listado de posibles nombres susceptibles de ser cambiados, vinculados a «la sublevación militar, Guerra Civil y posterior represión».

Desde el Ayuntamiento se facilitaron dos denominaciones concretas. «La Cruz de los Caídos en el Cementerio Municipal de La Carriona y las señales que hacen alusión a la Obra Sindical de la Vivienda en La Pedrisca», concretó. De esta manera, el gobierno municipal espera conocer el informe de una comisión técnica «que fijará para toda Asturias criterios rigurosos, alejándonos de informes que dejan mucho que desear».

La respuesta del edil no convenció a Carmen Conde, que cuestionó si la Fundación Municipal de Cultura había perdido la competencia para proponer al Pleno las nominaciones de las vías públicas.

Huerga contestó para cerrar el debate. Confirmó que la Fundación Municipal de Cultura mantenía sus competencias y que el Pleno sería el órgano que fijaría los nombres de las vías públicas, pero indicó la necesidad de establecer «criterios técnicos rigurosos para todos los ayuntamientos, para evitar lo sucedido en Madrid o Sabadell», en alusión a las modificaciones que retiraron del callejero o espacios públicos a personas poco sospechosas de franquismo como Max Aub o Antonio Machado.

Huerga también trajo el debate al campo local, recordando que en «el listado de alcaldes franquistas falta Suárez del Villar, al que en el año 93 la ciudad le dedicó una calle con el voto a favor de Izquierda Unida».

El portavoz socialista reflexionó sobre la posibilidad de personas que, ocupando responsabilidades públicas durante el franquismo, merecían un reconocimiento de la ciudad por cuestiones ajenas a su actividad política o, simplemente, no habían tenido nada que ver con la represión durante el franquismo. El edil también aludió al cambio en la manera de recibir los nombres de las vías en función de la evolución de la sociedad. Así citó el caso concreto de las avenidas de Alemania y Portugal.

«Todos sabemos que fueron aliados del franquismo y, probablemente, por esa razón aparecen en el callejero de la ciudad. Pero hoy en día son dos países que participan con España en la Unión Europea y con quienes España mantiene una buena relación. No se entendería que ahora se plantease el cambio de los nombres», afirmó el concejal. Por esa razón, defendió la necesidad de un informe «técnico y riguroso» que fijase los criterios para toda la región y evitar polémicas.

Fotos

Vídeos