Las inspecciones municipales hacen aflorar vados hasta ahora irregulares

Espacio reservado en un edificio del centro. / MARIETA
Espacio reservado en un edificio del centro. / MARIETA

El número de licencias concedidas pasa de 1.097 a 1.136 en los nueve primeros meses del año

J. F. G. / A. S. AVILÉS.

Crece el número de vados y badenes concedidos a fincas de Avilés. De 1.097 a 31 de diciembre de 2016 a 1.136 a día de hoy, incremento que el Ayuntamiento atribuye a que la labor inspectora municipal ha permitido detectar algunos que no estaban recogidos en el padrón. Y es que en este terreno también hay picaresca. Aunque se trate de excepciones, no todas las placas que anuncian un vado tienen su correspondiente número de licencia o está legible, con ánimo de evitar así el pago de la correspondiente cuota al Ayuntamiento.

También se dan casos de badenes con aparente categoría de vado permanente cuando en realidad el propietario de la finca, generalmente de uso comercial, solo ha pagado por un horario determinado, consiguiendo así una tarifa más económica. El procedimiento habitual suele ser solicitar un vado temporal cuando ya se tiene uno permanente y 'olvidarse' de cambiar la placa.

Los vados permiten el acceso de vehículos automóviles al interior de inmuebles, bien sean locales o garajes, o de fincas edificadas a través de bienes de dominio y uso público, y los badenes únicamente modificar la estructura de la acera y el bordillo con el fin exclusivo de facilitar el acceso de vehículos a los locales o garajes que se benefician de un vado. Una vez concedida la licencia, el propietario tiene la obligación de asumir el coste del badén y del mantenimiento del tramo de acera afectado, que con el paso del tiempo tiende a deteriorarse por el tránsito de vehículos.

Las cuotas se establecen en función de la naturaleza del vado, es decir, de si es de uso comercial o exclusivamente particular, y del número de plazas de la cochera. En el primer caso, para aquellas entradas de acceso a garajes públicos incluidos como tales en el Impuesto de Actividades Económicas así como a locales y a establecimientos industriales o comerciales, la cuota anual oscila entre 78,33 euros hasta diez plazas y 209,4 hasta 40, con un coste por plaza adicional de 5,12. Para garajes colectivos y locales de uso particular, el precio va de 39 a 141 euros anuales -en este último caso si se superan las cuarenta plazas se establece una cuota adicional de 2,04 por cada una de ellas- mientras que los garajes asociados a viviendas unifamiliares abonan 65,53 euros al año.

Si se trata de estaciones de servicio, de lavado o de ambas cosas el precio crece hasta 1.416 euros anuales por un máximo de doce metros, a los que se añaden otros 117 por cada metro o fracción adicional. La ordenanza también regula las reservas especiales, para servicios discrecionales de carga y descarga de mercancías, mudanzas o análogos. En estos casos el precio se sitúa en 17.40 euros por reserva y día.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos