Las instalaciones deportivas hacen aguas

Técnicos de la Atlética empujando agua con un rodillo en La Magdalena el pasado 21 de marzo. / LVA
Técnicos de la Atlética empujando agua con un rodillo en La Magdalena el pasado 21 de marzo. / LVA

Las lluvias y los vientos del invierno han dañado seriamente los campos de La Toba y La Luz y la pista de La Magdalena | La Atlética Avilesina y el Rayo Villalegre han tenido que suspender varios partidos por la inundación de sus campos de juego

EVA FANJUL AVILÉS.

A pocas horas de que se disputase el partido entre el Balonmano Toscaf y la Atlética Avilesina en el polideportivo de La Magdalena, hace un par de fines de semana, los directivos y entrenadores de la Atlética, junto con un empleado de la Fundación Deportiva Municipal, tuvieron que achicar agua. Hace semanas que comenzaron a notarse unas serias filtraciones en el terreno que afectan a la cancha de juego y que, hace un par de semanas, obligaron a trasladar un partido de liga. «Parece que con las intensas lluvias que han estado cayendo ha subido mucho el nivel freático y la parte inferior del polideportivo está inundada», señala el presidente del club, Gerardo González.

El agua se filtra a través de las paredes y el suelo en el que, al ser de goma, se forman bolsas de agua complicadas de eliminar. El problema es recurrente desde el mes de enero, y la solución parece complicada. El pasado lunes el club se reunió con la concejala de Deportes, Ana Hevia y el jefe de los servicios técnicos para estudiar la forma de resolver las filtraciones. «Será una obra de envergadura para meter algún material drenante», explica González.

Los trabajos se llevarán a cabo probablemente en verano, cuando no llueva y pueda cerrarse el polideportivo sin afectar a la actividad de los clubes y el resto de los usuarios, pero la Atlética pide una solución intermedia para poder salvar la temporada. «Nos dan la opción de ir a jugar a Jardín de Cantos, pero allí solo hay aforo para 160 personas cuando nosotros estamos llevan a trescientas o cuatrocientas personas a los partidos», cuenta el presidente del club.

La Magdalena no es la única instalación deportiva en la que han hecho mella los estragos del invierno. El agua ha arruinado también el campo de fútbol de La Luz. Ya a finales de diciembre el Rayo Villalegre y otros usuarios de esta instalación deportiva comenzaron a encontrarse con el terreno de juego completamente anegado y convertido en un barrizal, y varios encuentros tuvieron que ser suspendidos. El Ayuntamiento, junto con Aguas de Avilés resolvieron, como en el caso de La Magdalena, ejecutar unas obras de reparación en verano, pero se acordó buscar una solución transitoria que permitiera sobrellevar la temporada. Sin embargo, los problemas no han hecho más que incrementarse. En los últimos días se ha roto una tubería y ha aparecido un agujero en uno de los laterales del campo. El compromiso del Ayuntamiento y de Aguas de Avilés es arreglarlo en estos días para que pueda volver a utilizarse cuando se retome la liga, el próximo día 14.

Si el campo queda inutilizado, la solución es ir a La Toba a jugar los partidos de categorías superiores al alevín, pero el club perdería los ingresos del bar, «y sacamos más de ahí que de las entradas», lamenta Padrón.

Pero La Toba tampoco pasa por sus mejores momentos. En uno de los últimos temporales voló parte del tejado, que sigue sin arreglarse, de forma que desde entonces, cada vez que hay alerta por el viento, se precinta el edificio y se obliga a entrar a los entrenamientos y partidos por una zona alejada de la cafetería. Se trata, en todos los casos, de instalaciones municipales que cuentan ya con varias décadas de uso y sobre las que el tiempo ha ido haciendo mella y que necesitan serias reparaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos