El Intercéltico despide una edición «de lujo» con la mente puesta en 2018

La carpa de conciertos y restauración en La Exposición presentó un lleno absoluto durante todas las noches del fin de semana. En la imagen, aspecto del recinto en la noche del sábado. / MARIETA
La carpa de conciertos y restauración en La Exposición presentó un lleno absoluto durante todas las noches del fin de semana. En la imagen, aspecto del recinto en la noche del sábado. / MARIETA

La emotiva clausura de ayer puso fin a una semana de intensa programación que congregó a miles de personas en Las Meanas

B. MENÉNDEZ AVILÉS.

El Festival Intercéltico de Avilés y Comarca puso ayer punto y final a una semana de celebraciones con la cultura celta como protagonista central de todos los actos. Juan Luis Casas, presidente de la asociación organizadora Esbardu, se mostró exultante a la hora de hacer balance de esta 21 edición que, a su parecer, ha sido «todo un éxito, de hecho los coordinadores no hemos recogido más que alabanzas y comentarios positivos».

Si durante la presentación de la cita Casas hablaba de la necesidad de «recuperar el nivel de las primeras ediciones», objetivo marcado después de que el presupuesto se viese mermado por la crisis económica, ahora el presidente recuerda que el público ha podido disfrutar de un cartel «de lujo» con actuaciones de grupos procedentes de Bretaña, Escocia, Irlanda, Gales, Galicia y Asturias, que además de los conciertos sobre el escenario principal también ofrecieron pasacalles durante toda la semana «para poner un poco de color a la rutina de los avilesinos».

«La calidad musical ha subido muchísimo, todas las agrupaciones han contribuido a firmar una de las ediciones con más nivel», comentaba Casas a la par que aseguraba -aún sorprendido- que «algunos asistentes nos han dicho que no entendían cómo no nos planteamos cobrar por ofrecer conciertos tan potentes y que sin duda deberíamos hacerlo».

El plato fuerte de esta programación fue la actuación de los hermanos Tejedor el sábado por la noche; los famosos percusionistas locales volvieron al Intercéltico tras varios años de ausencia para ofrecer un recital de folclore asturiano ante un público totalmente entregado. «Sabían que jugaban en casa y que tenían que aprovecharlo, estamos muy contentos por haberles tenido», apuntaba Casas sin olvidar aplaudir a los gallegos de Pelepau, que lejos de ser eclipsados por Tejedor, lograron enganchar a los presentes hasta pasadas las tres de la madrugada.

El otro punto destacado entre todas las actividades fueron las novedosas 'noches-fiesta', introducidas este año con el objetivo de romper la barrera entre los artistas y los espectadores. «Ha sido un acierto total y sin duda las mantendremos de cara al año que viene», adelantó el organizador. «Lo más bonito ha sido recoger las impresiones de la gente, que de repente se sorprendía bailando cogido de la mano con un completo desconocido y pasándolo de miedo», añadió.

No obstante, el programa artístico no ha sido el único aspecto mejorado en esta edición ya que, tal y como explica Casas, «hemos aprendido mucho de los pequeños errores de tipo estructural de otros años para ofrecer a los asistentes unas instalaciones en óptimas condiciones». Este desarrollo se basa sobre un triple eje; la diferencia más notable es la adecuación de los baños de la carpa levantada en la Pista de La Exposición, que han sufrido un auténtico lavado de imagen para mejorar su salubridad.

El segundo aspecto fue la extensión de espacio de la propia carpa, que si bien aún se queda algo justa en los momentos de mayor afluencia, ha delimitado con más claridad las dos zonas distinguidas que alberga: la de conciertos y la de ocio. Por último -y quizá lo más importante debido a la propia naturaleza del evento- es la «evidente mejora», en palabras de Juan Luis Casas, del sonido, que en otros años había ocasionado algún problema a los grupos y que en esta ocasión ha funcionado «de manera intachable».

A pesar de que es un factor volátil del que no se puede depender, en esta ocasión el tiempo ha hecho el resto para hacer de esta 21 edición del Intercéltico un éxito que ayer se despidió por todo lo alto con la actuación conjunta de más de doscientos artistas en Las Meanas, donde no faltó la entonación final del himno de Asturias. Con el único objetivo de seguir creciendo y maravillando al público, los organizadores ya están trabajando desde hoy mismo para comenzar a dar forma al festival de 2018.

Más

Fotos

Vídeos