Los intoxicados en Asturiana de Zinc quieren llevar su caso al Parlamento Europeo

J. F. G. AVILÉS.

Los intoxicados por mercurio en el accidente registrado en noviembre de 2012 en la planta de Asturiana de Zinc de San Juan de Nieva quieren que llevar su caso al Parlamento Europeo. «No tienen nada que perder. Ya lo han perdido todo, y no van a tirar la toalla», manifestó ayer su portavoz, Dori Álvarez, después de mantener una reunión con Podemos y Equo, las formaciones que se han comprometido a canalizar su voz en Europa. El objetivo que persiguen es «dar a conocer su situación y conseguir que Glencore -matriz de AZSA- tome cartas en el asunto».

Trece de los 49 trabajadores intoxicados consiguieron la incapacidad total o parcial y los treinta y seis restantes «están abandonados a su suerte. Sufren graves secuelas que van a más y no están en condiciones de trabajar. Muchos cobran el salario social», añade Álvarez. La portavoz de los intoxicados afirma que la empresa «incumple lo pactado, la mutua no les presta atención especializada y la que reciben del Principado es mínima», actitud que atribuye a «una estrategia cuyo fin es evitar la declaración de enfermedad profesional». Azsa, por su parte, sostiene que ha cumplido todos sus compromisos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos