Los intoxicados por mercurio aseguran que se encuentran «desatendidos»

Un grupo de afectados ayer, ante la sede de la mutua Fremap en Oviedo.
Un grupo de afectados ayer, ante la sede de la mutua Fremap en Oviedo. / HUGO ÁLVAREZ

Acusan a la mutua de no prestarles el tratamiento adecuado y exigen ser puestos en manos de toxicólogos, «como dice el acuerdo de 2012»

J. F. GALÁN AVILÉS.

Los trabajadores intoxicados por mercurio y otros metales pesados en el accidente registrado en noviembre de 2012 en la planta de Asturiana de Zinc de San Juan de Nieva afirman que la mutua no les presta la atención médica que precisan y acusan a la empresa y al Principado de incumplir sus compromisos. «Las secuelas van a más, y los médicos se niegan a hacerles las pruebas necesarias para tratarlas debidamente y relacionarlas con la intoxicación», denunció ayer Dori Martínez Acevedo, portavoz de la Asociación Asturiana de Intoxicados por Metales Pesados, en la que se integran la mayoría de los afectados, durante la concentración que realizó el colectivo ante la sede de la mutua Fremap en Oviedo. Tal actitud, afirma, responde «a una estrategia cuyo fin es evitar la declaración de enfermedad profesional y que consigan la incapacidad laboral. Algunos ya han recibido el alta médica pese a que no están en condiciones de trabajar. Su situación es desesperada. y dependen del salario social o de sus familias».

«Las secuelas se agravan»

Su principal reivindicación es ser atendidos por toxicólogos, «los únicos médicos que pueden tratarlos de forma efectiva y establecer que, como es evidente, los síntomas que padecen son consecuencia de la intoxicación». Los que ahora les atienden «se niegan a firmar los informes porque no son especialistas. Ahí está la trampa». Mientras, sus secuelas «se van agravando y aparecen otras nuevas. Sufren Parkinson, depresiones crónicas, diabetes, ansiedad, insomnio, pérdidas de memoria y de piezas dentales, mareos, problemas de visión y de oído... El mercurio va a afectando a todos los órganos, incluso al cerebro», subraya.

«Muchos ya han recibido el alta pese a que no están para trabajar. La situación es desesperada»

La portavoz alude a que el acuerdo firmado en 2012, entre la empresa, la mutua y las autoridades sanitarias del Principado «recoge que tienen que ser atendidos por toxicólogos. Solo duró un año. No se renovó, y desde entonces están en manos de médicos no especializados. La única opción es pagarse de su propio bolsillo uno privado, pero muy pocos pueden permitírselo. La mayoría no trabaja o solo lo hace esporádicamente porque no están en condiciones o porque como se sabe que están intoxicados nadie les da trabajo».

Sus críticas también se dirigen al Principado y Asturiana de Zinc. El director de la planta, Jaime Arias, «se comprometió a que la empresa proporcionase médicos especialistas y a sufragar los tratamientos. Y ni una cosa ni la otra». En cuanto al gobierno regional, «mira para otro lado. Sabe que la mutua tiene la obligación de ponerlos en manos de toxicólogos, y exigimos que haga lo necesario para que se cumpla», concluyó la portavoz de la Asociación Asturiana de Intoxicados por Metales Pesados. A día de hoy de los 49 afectados, únicamente trece han recibido la incapacidad permanente.

Fotos

Vídeos