EdP invierte 1,8 millones de euros para modernizar La Maruca

La estructura de hormigón que está siendo demolida. / MARIETA
La estructura de hormigón que está siendo demolida. / MARIETA

Se demuele la nave de desencubado y se renuevan los equipos de 132.000 vatios en una subestación clave para el suministro de Avilés

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La estructura de hormigón que se puede ver en la subestación de EdP en La Maruca tiene los días contados. Y es que su demolición es la cara más visible de la obra de modernización y reforma de la subestación, una de las más importante de la empresa ya que abastece de media y baja tensión a la mayor parte del concejo y buena parte de la industria, excluyendo Alcoa, Asturiana de Zinc y ArcelorMittal. Entre los principales suministros se encuentra el de Saint-Gobain, el quinto mayor consumidor de Asturias.

Desde el exterior, se puede pensar que la estructura de hormigón es una obra inacabada. Nada más lejos de la realidad. Se trata de una nave de desencubado que la compañía ha decidido demoler ante la imposibilidad de darle un nuevo uso y para mejorar la estética de la subestación dentro de su línea de que sus instalaciones sean lo menos agresivas posibles con su entorno. «En la actualidad, las naves de desencubado ya no se usan. En los últimos veinte años no se han utilizado», comenta José Vallina Canga, director de subestaciones y líneas.

Los transformadores se encuentran sumergidos en aceite. Cuando era necesario arreglarlos, se debían extraer del líquido y, para ello, se llevaban a las naves de desencubado. Dotadas con puentes grúa, tenían capacidad para levantar varias toneladas de peso. Por ese motivo, se construían en las propias subestaciones. Incluso en La Maruca quedan las huellas de los antiguos rieles para trasladar al transformador en caso de reparación.

«La mejora tecnología, en las comunicaciones y reducción de costes provoca que, en caso de necesidad, el transformador se traslade a una fábrica para su arreglo», explica Vallina. La demolición se encuentra en marcha y el objetivo es terminar toda la obra civil en marzo.

Pero aunque esta es la intervención más visible, la estrella de la inversión es la renovación de todos los equipos de 132.000 voltios, que pasan a contar con controles digitales y la tecnología más avanzada. También se construirá un nuevo depósito de recogida de aceite del transformador, además de instalar una pantalla de tela para amortiguar el impacto visual.

Las inversiones de EdP en la ciudad son constantes para mantener la calidad del servicio. Así, el próximo año se renovarán los equipos del centro de transformación de la avenida de Cervantes con una inversión de 15.000 euros.

De esta manera, se incrementa la seguridad y mejora la calidad en el suministro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos