Iris Suárez encuentra un donante

La niña, ingresada en el HUCA, deberá tratarse antes de recibir el trasplante de médula

Iris Suárez, en el centro, junto a sus padres Carlos Suárez y Ana Trelles.
Iris Suárez, en el centro, junto a sus padres Carlos Suárez y Ana Trelles. / LVA
SHEYLA GONZÁLEZ AVILÉS.

Los Reyes Magos pasaron el pasado 6 de enero por casa de Iris Suárez aunque no ha sido hasta ayer cuando le dejaron el verdadero regalo: un donante de médula compatible. La niña avilesina podrá someterse al transplante que necesita para tratar la leucemia linfoblástica infantil aguda que padece desde hace casi año y medio. La «fantástica» noticia llegó ayer de manos de la oncóloga que lleva su seguimiento en el HUCA, donde permanece ingresada desde hace semanas.

«Estamos muy contentos. Aún no me lo creo. Son muy buenas noticias porque encima es compatible cien por cien, son prácticamente iguales», comentaba ayer Ana Trelles, madre de Iris, nada más enterarse de la noticia. El donante, del que se desconoce su identidad o procedencia, ha dado positivo en los test con un rango de diez sobre diez. «No sabemos nada del donante, pero eso es lo menos importante ahora. Solo con saber que es de la mejor calidad nos es suficiente», recalcó la madre.

Iris permanece ingresada en el HUCA donde recibe tratamiento tras su recaída a comienzos de diciembre. El transplante no será inmediato sino que será necesario someter a la pequeña a nuevas dosis de tratamiento antes. «Hasta ahora ha recibido sus tratamientos pero se iba haciendo de manera paulatina en espera de saber si había o no donante», explica Ana Trelles, que apunta que «es posible que ahora todo se acelere sabiendo que ya hay una persona compatible con ella».

El transplante llegará tras las últimas sesiones de tratamiento que le faltan por suministrar

Desde hace dos semanas las defensas de Iris descendieron y eso obligó a sus médicos a paralizar el tratamiento. «Hay que esperar a que se recupere para darle una dosis más. Desconozco cuántas más pueden faltar. Después habría que hacer una prueba más para ver el estado actual de su médula. Si esta fuera bien se podría proceder al transplante», indicó la madre de Iris. La joven es ajena a todo el trajín de pruebas y médicos que la rodean. Padece Síndrome de Down es por eso que su familia le ha explicado que «está malita», y con eso le vale. «Todo lo demás sería muy complicado de explicárselo porque no lo entendería», explica su madre.

Aunque desconozca este regalo de Reyes atrasado, Iris Suárez podrá disfrutar de él próximamente. Mientras su familia, que la acompaña en su estancia en el hospital, continúa difundiendo todas las campañas existentes para la concienciación de la donación de médula. Se desconoce si la que iniciaron para ayudar a su hija ha dado sus frutos y esta médula llegó a Iris por ella o bien ya era donante con anterioridad, pero los avilesinos recalcan la importancia de aumentar la cantidad de donantes para ayudar al máximo número de personas posible.

A Iris le diagnosticaron leucemia en septiembre de 2016 en el Hospital San Agustín tras una noche en urgencias, y se la confirmaron en el HUCA. En junio de este año había acabado con una larga temporada de ingresos hospitalarios y había pasado a visitar a los especialistas cada quince días y hacer revisiones completas cada mes. La última visita al HUCA fue el 30 de noviembre, entonces vieron que los análisis marcaban una recaída. «Nuestra esperanza está en que ese transplante que la ayude por eso necesitamos con urgencia los donantes», explica su madre. Desde entonces la joven permanece al cuidado de su familia y el equipo de oncología del HUCA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos