Izquierda Unida afirma que lleva años reclamando soluciones para Castañeda

Solicita una reunión con los concejales competentes y con el Principado «para abordar los problemas que padecen los vecinos»

J. F. G. AVILÉS.

Izquierda Unida ha solicitado junto a un grupo de vecinos de Castañeda reunirse con el concejal competente en la materia y con el Principado para abordar los problemas que padecen los vecinos de la zona, un pequeño núcleo ya con ambiente rural situado en el entorno del Pabellón de Congresos y Exposiciones La Magdalena. La petición se produce un día después de que la asociación de vecinos denunciase a través de LA VOZ el «abandono» al que, asegura, están sometidos por parte del Ayuntamiento y del gobierno regional. El grueso de las quejas apuntan a la carretera AS-321, Avilés-Callezuela, sin acera, sin desbrozar y sin reductores de velocidad «pese a que cada vez soporta un mayor volumen de tráfico. Y van muy rápido», apuntan los vecinos.

IU afirma que ha pedido «multitud de veces soluciones para el problema de esta carretera, próxima pero distante para las administraciones. Cada vez soporta más tráfico de vehículos originado por el enlace de la Autovía del Cantábrico en la Tabla o por la proliferación en la zona de bares y restaurantes a los que se accede por esa carretera. Llevamos años reivindicando que se adopten medidas para mejorar la seguridad vial».

La formación concreta que ha solicitado al Ayuntamiento la limpieza de los caminos vecinales y al Principado, como titular de la vía, la de las cunetas de las AS-321, «así como el establecimiento de reductores de velocidad o cualquier mecanismo para que la población pueda salir a tirar la basura, ir al médico o simplemente a dar un paseo sin jugarse la vida». IU asegura que también ha reclamado la limpieza de los márgenes del río Magdalena al organismo correspondiente, la Confederación Hidrográfica del Norte, así como la instalación de alumbrado en la senda.

Las quejas vecinales también se canalizan a través de una campaña en redes sociales emprendida por los vecinos con la esperanza de que alguien oiga su voz. Aseguran que la situación de inseguridad que denuncian repercute negativamente en su calidad de vida, especialmente la de las personas mayores, «que ni tan siquiera se atreven a caminar por la carretera porque sienten miedo de ser atropelladas», y que supone un agravio comparativo con otras zonas de su entorno en las que se han tomado medidas para incrementar la seguridad vial, como instalar pasos elevados.

Fotos

Vídeos