«El jazz tiene un sambenito de tostón que no le corresponde»

Manuel Gutiérrez, pianista de Sumrrá. / INÉS SALVADO
Manuel Gutiérrez, pianista de Sumrrá. / INÉS SALVADO

El trío gallego llega esta noche a la Sala Club del Centro Niemeyer para presentar algunos de los temas de su nuevo trabajo discográfico Manuel Gutiérrez Pianista de Sumrrá

SHEYLA GONZÁLEZ AVILÉS.

El jazz tiende a encasillarse como un estilo musical americano, pero desde hace diecisiete años el trío gallego Sumrrá lo ha españolizado, dándole su propio toque y sacándolo de la tradición para mezclarlo con otros géneros musicales. Muchos de los temas de la banda salen de las teclas del piano de Manuel Gutiérrez, que ha visto como de esas notas han surgido ya cinco discos y un sexto que viene en camino. A las nueve de esta noche tocan en la Sala Club del Niemeyer.

-¿Esta noche se podrán escuchar algunos de los nuevos temas de Sumrrá?

-Sí. El disco no saldrá hasta el verano pero como ya hemos grabado los temas en diciembre presentaremos alguno. Aunque no dejaremos de lado algunos de los temas que llevamos tocando durante toda nuestra carrera. Nunca habíamos estado aquí y queremos que el público se lleve una visión general de todo lo que tocamos.

-Apuestan por la música en directo, ¿por qué huyen de lo grabado?

-Nosotros hacemos música mayoritariamente improvisada con una base compuesta previamente. Siempre que tocamos ya sea con o sin público lo hacemos en directo, hasta en los ensayos, es nuestra filosofía. Además, cuando tocas en directo delante del público en una sala se genera una mayor sensación de cercanía y hay más 'feedback', te da un plus de energía para seguir con las giras y conciertos.

-Muchos de los temas son obra suya, ¿de dónde le viene la inspiración?

-La mayor parte de las canciones surgen cuando estoy tocando el piano. Mientras interpreto otras piezas me surgen ideas que luego plasmo en nuevos temas.

-¿Cuál es la clave para mantenerse durante diecisiete años sobre los escenarios?

-Nuestro caso es especial. Dentro del jazz no hay ningún grupo español que tenga tanta trayectoria pero tampoco hay una fórmula exacta. Desde el principio los tres miembros notamos que teníamos una conexión especial, el grupo se creó de una forma natural y eso se ha ido afianzando con los años. Si desde dentro todo va bien es más fácil que también vaya fuera.

-No suenan a jazz tradicional.

-No. Hemos salido mucho de España, por suerte, y eso nos ha venido bien. Nos gusta mezclar estilos. Así sorprendemos al público que en muchas ocasiones llega con dudas sobre si le gustará el concierto y cuando se va sale encantado.

-¿Ha sido fácil abrirse hueco en las programaciones?

-Como no hacemos un jazz convencional les llama la atención y hemos tenido suerte de que nunca faltó trabajo. Si es cierto que nos ha costado más abrirnos hueco en casa que fuera porque no sabes con quién contactar, algunos programadores siguen creyendo que el jazz no atrae a la gente, pero no es nuestro caso.

-¿El público valora este tipo de música?

-Sí. Tenemos un público muy preparado. Siempre que no se aburran pueden entender perfectamente cualquier tipo de música, no hace falta hacer cursos para ello. Hay estilos como el jazz que tienen el sambenito de tostón que no se corresponde con lo que en realidad es.

-¿Hay relevo generacional en el jazz?

-Al menos en Galicia sí. Hay toda una generación de gente joven que está tocando muy bien. Son ellos los nuevos los que no tienen todas las oportunidades que merecen por su talento. Cuando empiezas es difícil conseguir conciertos de calidad, se echa de menos algo de apoyo y cultura para dejarles mostrar todo lo que valen.

-¿Cuándo saldrá el nuevo disco?

-No tenemos una fecha fija. Se llamará 'Seis muyeres' y queremos que esté listo entre mayo y junio. Está dedicado a seis mujeres luchadoras en diferentes causas feministas en todo el mundo. No tenemos letra, pero queríamos que cada uno de los temas evocara a una de esas luchas.

-¿El jazz sigue siendo territorio de hombres?

-Es cierto que durante años el jazz fue únicamente de hombres, las mujeres estaban relegadas a ser cantantes como mucho. Pero por suerte, igual que en otros aspectos, las cosas están cambiado y si que empieza a haber más mujeres en otras esferas del jazz. Ya no impera esa mentalidad y se está dejando atrás el sectarismo de otras épocas, para el bien del género.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos