Joluvi arrasa con una cazadora calefactable

Cazadoras calefactables de Joluvi en un escaparte con prendas invernales de la firma. /  LVA
Cazadoras calefactables de Joluvi en un escaparte con prendas invernales de la firma. / LVA

La prenda, un plumífero sintético, fue una de la sensaciones de la feria de Munich, la más importante del mundo de artículos deportivos Cuenta con un hilo radiante y se alimenta con batería externa de móvil

J. F. GALÁN AVILÉS.

¿Se imagina una cazadora calefactable? Pues existe, está en el mercado y lleva firma asturiana, la de Joluvi, empresa radicada en Cancienes (Corvera) especializada en prendas deportivas capaz de competir en determinados segmentos con los gigantes del sector. A primera vista parece un plumífero como cualquier otro, ligero y ajustado al cuerpo, de corte actual. Impermeable y con las costuras selladas, no está relleno de plumas sino de un tejido sintético marca de la casa que la imita, mega-therm, el mismo que incorporan otras prendas de Joluvi. Y es versátil, para esquiar y para salir a la calle.

El secreto está en un panel de hilo radiante integrado en la parte posterior, cuello incluido, conectado a un puerto USB alojado en el bolsillo izquierdo compatible con cualquier batería externa, las mismas que se utilizan para recargar teléfonos móviles, disponibles en cualquier tienda a precios contenidos.

No viene incluida. La elección queda en manos del consumidor, que en función de sus necesidades puede decantarse por una de baja capacidad, pequeña y muy ligera, o irse a una de 20.000 miliamperios o más, ligeramente más grandes y pesadas pero aún así bastante livianas. Y hay que acordarse de quitarla antes de meter la prenda en la lavadora, preferentemente con un programa corto y frío.

La temperatura interior se regula entre 38 y 52 grados mediante un botón led

La calefacción se activa y desactiva mediante un botón led incorporado en el pecho. Una pulsación prolongada y se gradúa a 38 grados, led blanco, un segundo toque eleva la temperatura a 46, led azul, y para frioleros o situaciones de emergencia con una tercera alcanza los 52, led rojo. «Solo durante un tiempo, lo necesario para calentarse rápidamente. Luego desciende automáticamente a 46 grados, 52 es mucho calor», puntualiza José Luis Vigil, el dueño de la empresa. De ahí el nombre, Joluvi.

Sin existencias

La cazadora dio mucho que hablar, para bien, en la feria más importante del mundo de ropa deportiva, la de Munich, recientemente celebrada. «La sacamos al mercado en septiembre y agotamos las existencias. No nos quedaba ni una, así que para ir a Alemania tuvimos que pedir una prestada. Allí tuvo una gran aceptación», añade Vigil, que ya trabaja en un nuevo lote de cara al próximo invierno. Además de los modelos de hombre y de mujer, ambos en toda la gama de colores, «también sacaremos una versión en chaleco». Y visto lo visto «elevaremos el pedido».

No es la primera chaqueta calefactable del mundo. La primera la sacó «una empresa estadounidense, pero no le quedó muy bien. La vimos en un viaje y decidimos tomar la idea y desarrollarla», tarea que llevó su tiempo. «Hicimos dos prototipos, y el tercero los sacamos al mercado», con los resultados conocidos.

La cazadora se vendió tanto en España como en otros países, un mercado copado por las grandes marcas internacionales en el que Joluvi ocupa su espacio desde hace años. La empresa corverana viste a las selecciones nacionales de hockey de todas las categorías, y Javier Gómez-Noya lucía ropa de la marca el día que ganó la medalla de plata en la prueba larga de triatlón de los Juegos Olímpicos Londres 2014. También ha equipado a equipos de fútbol, y actualmente los corresponsales 'de calle' de Televisión Española llevan prendas Joluvi. La empresa factura unos 6,5 millones de euros al año, el 20% en el exterior, mercado en el que en 2018 espera aumentar su presencia en un 15% pese a los problemas logísticos derivados de estar en Asturias, sin conexión directa con las grandes rutas marítimas de contenedores.

Además de cálida, la cazadora calefactable de Joluvi no es cara, y ha salido al mercado por un precio inferior a cien euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos