Julio Redondo pide la revisión continua y permanente de los planes generales

El arquitecto municipal Julio Redondo, ayer, durante su intervención. / PATRICIA BREGÓN
El arquitecto municipal Julio Redondo, ayer, durante su intervención. / PATRICIA BREGÓN

El arquitecto municipal defiende el urbanismo meditado de Avilés, que ha preservado un casco histórico habitado y vivo

C. DEL RÍO AVILÉS.

El arquitecto municipal Julio Redondo defendió ayer el urbanismo meditado y gradual de Avilés, que ha sabido unir barrios obreros construidos de forma autónoma con una ciudad que ha preservado un casco histórico habitado y lleno de vida. Lo ha conseguido gracias a unas corporaciones «que han entendido que la manera de llegar a los objetivos era labor de todos, no solo de los arquitectos». Esta lentitud tan bien recibida por el urbanismo de una ciudad tiene su contrapartida en el diseño de los planes generales, «que son frustrantes porque cuando se terminan ya ha cambiado el ciclo económico», por lo que pidió «planes revisables permanentemente». «Deberían ser instrumentos mucho más ágiles para que pudiéramos estar revisando siempre los objetivos», expresó.

El arquitecto municipal lanzó estas observaciones en el salón de recepciones del Ayuntamiento de Avilés, convertido ayer en sala de conferencias dentro de las jornadas 'El nuevo paisaje productivo de la Ría de Avilés y el entorno comercial de Oviedo', organizadas por la Asociación de Geógrafos Españoles y la Universidad de León.

En su intervención explicó la formación de una ciudad medieval al pie de un meandro que era, prácticamente, un «almacén de sal» y, poco después, centro de importación y exportación de lana hacia Flandes y Francia, un estatus que mantuvo durante toda la Edad Media.

La ciudad conservó el trazado medieval, pero no las construcciones, que fueron arrasadas por un incendio en 1479 y reconstruidas durante el periodo barroco. Entonces, el número de habitantes no llegaba a los dos mil.

A finales del siglo XIX se incrementó la actividad del puerto, en el que ya había astilleros, y comenzó el desarrollo típico de la época del ensanche, al ejemplo de los modelos franceses. «Se construyeron los primeros parques y se consolidó un tejido urbano continuo», explicó Redondo.

Con la implantación, en 1956, de las industrias siderúrgicas, Avilés pasó de casi veinte mil habitantes a triplicar esa cifra. Una explosión ciudadana que generó tensiones urbanas. Las industrias crearon barrios como Versalles, La Texera y La Luz. «Había tal necesidad de espacio que el casco histórico era insuficiente para acogerlo. Hubo que salir a la periferia y por eso se preservó», afirmó. Esos nuevos poblados siguieron diversos modelos, pero todos se concibieron de manera autónoma.

En 1963 llegó el primer plan general urbanístico basado en una ciudad desarrollista para doscientos mil habitantes, pero que la crisis de los setenta no permitió llevar a cabo.

El siguiente reto que tuvieron que abordar las corporaciones democráticas fue un «problema de infravivienda que se alargó casi treinta años» y que, de forma paralela, originó un activo movimiento social, que se mantiene hoy en día.

El plan de 1986 fue un modelo basado en la Ley del Suelo de 1975 y creo en Avilés la primera oficina de gestión urbanística de Asturias. «Avilés se concibió por primera vez como una zona polinuclear, por la descompensación de haber crecido desde un embrión pequeño y no haber tenido un desarrollo integral, de manera que los núcleos periféricos estaban infradotados. La mayor parte de la intervención urbanística trataba de conseguir el equilibrio», lo que significó la construcción de equipamientos en los barrios y la habilitación del mayor número de metros cuadrados de zonas verdes de Asturias.

Se llega así al momento actual, con la vista puesta en el futuro, en el que Julio Redondo definió la Isla de la Innovación «como una oportunidad hacia el futuro». «El reto de cara a la nueva etapa» es actuar desde el Centro Niemeyer hasta el PEPA, al igual que la mejora de los accesos a la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos