«El libro es como un álbum de cromos»

Mercedes de Soignie, ayer junto a José María Urbano en la presentación del libro. / PATRICIA BREGÓN
Mercedes de Soignie, ayer junto a José María Urbano en la presentación del libro. / PATRICIA BREGÓN

Mercedes de Soignie presenta 'Diez años con nuestra gente' una recopilación de su sección en LA VOZ

C. DEL RÍO AVILÉS.

Han sido diez años de vida social reflejadas en la edición dominical de LA VOZ DE AVILÉS que ahora ven la luz en el libro 'Diez años de nuestra gente', el tercero de Mercedes de Soignie, la responsable de la sección y autora de un tomo que es la historia de una conquista y que ayer presentado en el Hotel NH Collection Palacio de Avilés. En un acto conducido por José María Urbano, el anterior Jefe de Redacción de este periódico, De Soignie agradeció la acogida de unas páginas que le han permitido entrar en las historias y sorpresas de la gente. Porque, de la mano suya, los avilesinos han podido asistir a los actos sociales más variopintos sin necesidad de vestir un traje especial o salir de casa. «Es verdad que los horarios son, a veces, intempestivos, pero yo siempre digo que mi trabajo es muy divertido porque veo las mejores caras y momentos», reconoció la autora.

La sección, totalmente consolidada en las páginas de LA VOZ DE AVILÉS, tiene un público fiel que se cuenta por «miles de personas». José María Urbano, impulsor de la sección, reflexionó sobre el trabajo que lleva cada número del periódico sin saber de antemano qué repercusión o acogida va a tener cada una de las informaciones salvo la de 'Nuestra Gente'. De Soignie corroboró una impresión basada en los comentarios de sus lectores. «Recuerdo a un hombre que no conocía de nada y que me dijo que empezaba siempre el periódico por esas páginas», compartió.

Esas páginas comenzaron siendo solo una, en blanco y negro y solapada por la vida social de Gijón, que bien poco interesaba a los avilesinos aunque en ella estuviera el germen de la local. José María Urbano explicó que decidió importar a Avilés aquella sección de vida social que publicaba EL COMERCIO con el objetivo de «sacar el periódico a la calle». Se lo ofreció a De Soignie por la «sensibilidad» que había apreciado en las colaboraciones sobre vela que ella realizaba en revistas especializadas. La filosofía de la página era dar cuenta de la vida social, «desde una reunión de amigos de La Luz a un acto en el centro de la ciudad», en unas páginas basadas en fotografías y un texto con negritas.

Desde entonces, han pasado para sorpresa de todos diez años. El protagonismo logrado en el periódico del domingo, aunque deseado y peleado por José María Urbano, se consiguió en realidad gracias a algunas mejoras técnicas. Sin embargo, lo más celebrado es el hueco que 'Nuestra Gente' se ha hecho entre los lectores.

«Al principio yo sentía apuro», confesó De Soignie. «No sabía cómo entrar en la vida de los demás», pero luego, tal como le había vaticinado su jefe, no era ella la que tenía que moverse, sino que eran los demás quienes la informaban de los distintos actos sociales. Ha acudido, desde entonces, a innumerables excepto a bodas y bautizos, su único veto. «Me han causado más de un quebradero de cabeza, incluso llegaron a llamar a mi madre para que incluyera alguna fotografía», aseguró para regocijo de un público que, mayoritariamente, habrá salido en alguna de las instantáneas que componen el primer volumen de 'Diez años de nuestra gente', ya a la venta en las principales librerías avilesinas. «La idea del libro es la de un álbum de cromos como cuando éramos pequeños», explicó, con todas las fotografías tomadas en color pasada a blanco y negro «porque creo que soportan mejor el paso del tiempo».

Las bodas no fue la única anécdota que compartió De Soignie que recordó, a instancias de Urbano, aquella vez que le ofrecieron dinero para que publicara una fotografía que se había descartado. «Los sobornos están a la orden del día», se rió la autora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos