«Las listas de espera quirúrgica son engañosas y no responden a la realidad»

Francisco Caballero.
Francisco Caballero. / MARIETA

Un paciente lesionado en un hombro denuncia que lleva un año esperando por una operación de Traumatología en el Hospital San Agustín

C. R. AVILÉS.

Francisco Caballero tiene una rotura parcial de un centímetro en el músculo supraespinoso del hombro derecho. Una lesión que le impide desarrollar con normalidad su trabajo en Arcelor y por la que lleva esperando una operación en el Hospital Universitario San Agustín desde hace un año. Por eso cuando el pasado martes leyó en LA VOZ DE AVILÉS los datos oficiales de las listas de espera no dudó en dar a conocer su caso. Porque cree que son «engañosos» y no se corresponden con la realidad. Al menos en su caso, que supera ampliamente los 67 días de media para una operación quirúrgica en el área de Traumatología. Considera, además, injusto que a quienes no quieran someterse a la intervención en otro centro hospitalario, como ha sido su caso, lo saquen de las listas y no lo computen.

«¿Por qué tengo yo que desplazarme al Hospital de la Cruz Roja de Gijón, del que no tengo ninguna referencia, cuando mi historial clínico está aquí? ¿Quién me lleva? ¿Y si hay alguna reclamación posterior qué?». Francisco Caballero se hace todas esas preguntas porque varias experiencias previas le llevan a desconfiar de este tipo de soluciones. Él, como vecino de Las Vegas (Corvera), reivindica ser operado en su hospital de referencia.

En cuanto sintió las primeras «anomalías» en su hombro, a principios de 2016, acudió a un fisioterapeuta privado, luego al médico de cabecera y después a los servicios médicos de la empresa, a los que tuvo que volver a recurrir llegado el verano dado que su tratamiento por la seguridad pública no avanzaba. El 4 de agosto se sometió a una resonancia en el Hospital del Jove (Gijón) «como favor», puesto que su lesión no es enfermedad laboral. A los quince días, y con los resultados en la mano, regresó al médico de cabecera, que le derivó de forma urgente al traumatólogo. Hasta mayo del año siguiente no lo recibió el especialista. El 17 de julio realizó el preoperatorio y el 24 lo atendió el anestesista. Desde entonces está a la espera.

Su reclamación en Atención al Paciente no ha tenido respuesta, el 12 de marzo se cumplirá un año de su baja laboral «y sigo sin saber nada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos