El lleno turístico se extiende a las pensiones, que mejoran su ocupación

Victoria García, preparando una de las habitaciones de la pensión La Fruta. / MARIETA

Los siete alojamientos de esta categoría ofertan más de cien plazas, que atraen a turistas y trabajadores por la relación calidad-precio

SHEYLA GONZÁLEZ AVILÉS.

Al igual que los hoteles, las pensiones y hostales de la comarca también están viviendo uno de sus mejores veranos en cuanto a ocupación. La llegada de turistas y la celebración de eventos hacen que lleguen a la ciudad miles de visitantes que buscan un alojamiento económico pero sin perder prestaciones. Entre Avilés, Castrillón y Corvera hay siete alojamientos de este estilo, pequeños y baratos, que ofertan más de cien plazas entre todos.

Los turistas buscan cada vez más ahorrar en costes para poder viajar y en ese filón es en el que aprovechan estos pequeños establecimientos hoteleros para hacer 'su agosto'. El mes acaba de empezar pero muchos ya rozan el lleno y apenas tienen días o camas libres. «Ya tenemos prácticamente el cien por cien reservado hasta mediados de mes y se espera que los próximos día pase lo mismo para el resto de agosto», apunta Cristina García, responsable de la posada de Overo. Julio también fue un mes muy bueno. «Está siendo un verano perfecto, siguiendo la estela de otros años o mejorando un poco», añade.

En Avilés, la ocupación también supera el 80%. La ciudad cuenta con tres pensiones que se reparten turistas y visitantes. En el caso de la pensión La Fruta destacan su ubicación y las vistas que ofrece al casco histórico. «Este año ha venido mucha gente, sobre todo de diferentes puntos de España, en especial de Andalucía», explica Virginia García, responsable del alojamiento. «Nos visitan muchos peregrinos y también turistas extranjeros, y este año la temporada de verano podríamos decir que empezó en mayo y hemos enlazado hasta ahora»,.

En cambio, en la pensión Puente Azud todo el año es temporada alta. La mayor parte de sus huéspedes vienen por motivos laborales. «Reservan mucho las empresas de los polígonos cercanos porque disponemos de aparcamiento y estamos en un sitio estratégico para moverse», comenta María del Pilar Suárez, su propietaria. Como ellas en la pensión Serafín, en Villalegre, destacan también el aumento de clientes cuando en Avilés se celebran eventos festivos. «Buscan hospedarse en un sitio barato para aprovechar la fiesta, aunque nosotros también tenemos muchas reservas de turistas que escogen Avilés como punto de partida para conocer otras ciudades por lo que no les importa no estar en el centro», explican.

Corvera y Castrillón

En cambio no llegan tantos turistas a Nubledo, donde Jesús Chao regenta la pensión La Estación. «Este año estamos notando menos afluencia de gente que otros años. Por eso estamos pensando en anunciarnos en páginas web de reservas», explica el propietario. Y es que estos buscadores de reservas los posicionan en internet y hacen que lleguen mucho más rápido a los futuros clientes. Todas las pensiones están presentes en estas webs que les aportan gran número de clientes.

En Salinas hace un año que abrió Cactus, un bed&breakfast que coordina María Azcoitia. «Nos decidimos a abrirlo por la falta de plazas hoteleras en el concejo. Los visitantes demandaban habitaciones individuales y desde que abrimos ha sido un no parar de visitantes», explica la joven, que apunta que «el surf atrae a mucho público que desea pernoctar en la zona».

Fotos

Vídeos