El lobo ataca de nuevo y mata a dos ovejas en La Peral

Una de las ovejas muertas en el último ataque del lobo. / LVA
Una de las ovejas muertas en el último ataque del lobo. / LVA

El alcalde de Illas, Alberto Tirador, reclama medidas «urgentes» que controlen las embestidas del animal que ya han causado más de una veintena de pérdidas en el concejo

S. G. CALLEZUELA.

El lobo sigue merodeando las afueras de Illas y cuando ve la oportunidad baja al pueblo para saciar su hambre. La madrugada de ayer viernes atacaba a un pequeño rebaño de ovejas del barrio de Llao de abajo, en La Peral, y mataba a dos ovejas. El ganadero afectado, que reside en Rozaflor, cuenta con varios rebaños en todo el concejo con estas dos últimas bajas ya ha perdido a unos trece animales.

Este último ataque fue descubierto por la mañana cuando el ganadero se acercaba a atender a su rebaño y se encontraba sobre el 'prao' el cadáver de las dos ovejas. «Es un ataque más. Hay que hacer algo para que esto no siga así», decía el alcalde, Alberto Tirador, que las últimas semanas ha reiterado, en varias ocasionas, la necesidad de controlar el ataque del lobo porque «su hábitat no está en Illas. No debería haber ejemplares de lobo en el concejo».

Hace escasos días desde el Ayuntamiento se enviaba un informe al Principado haciendo recuento de los animales muertos. Entonces había 21 víctimas, once cabras y diez ovejas, ahora el número se ha incrementado. Las pérdidas son cuantiosas y han hecho que tanto los afectados como el Ayuntamiento reclamen al Principado poner en marcha el Plan del Lobo. «Si se hiciera efectivo no habría ejemplares de lobo por esta zona ni víctimas. Está ahí y hay que hacerlo efectivo», recalcan.

Los ganaderos temen que esta no sea el último ataque del verano. Otro de los problemas son las indemnizaciones, ya que solo las explotaciones ganaderas tienen derecho a ellas, los vecinos que cuentan con pequeños rebaños de uso y disfrute personal quedan exentos de ellas. En Illas, su alcalde se ha ofrecido voluntario para colaborar con el Principado en busca de soluciones, «es un problema de todos y hay que intentar acabar con él», señala Tirador.

Fotos

Vídeos