'Lolo', un hombre que fue feliz

Yolanda de Luis toma de la mano a Clara Piedad, madre de Lolo, al inicio del acto civil. / PATRICIA BREGÓN
Yolanda de Luis toma de la mano a Clara Piedad, madre de Lolo, al inicio del acto civil. / PATRICIA BREGÓN

Familiares y amigos acompañan a Yolanda de Luis en una emotiva despedida a Manuel Pérez Castañón

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Julio ofreció ayer uno de esos días tristes como solo regala en Asturias, en los que la lluvia se pega al cuerpo como el dolor al alma, para despedir a Manuel Pérez Castañón, 'Lolo', trabajador del Ayuntamiento de Corvera, donde había sido delegado sindical de Comisiones Obreras, y compañero de Yolanda de Luis, jefa de Local en LA VOZ DE AVILÉS que fallecía el pasado sábado a los 47 años de edad. La pareja tenía un hijo, Xuan.

Amigos y numerosas personas de la comarca, representando a todos los estamentos, sindicatos y organizaciones políticas, transmitieron sus muestras de cariño y ánimo la familia. Desde primera hora, el goteo de visitas para acompañar a la familia fue incesante. El alcalde de Corvera, Iván Fernández, anunciaba ayer que las banderas del consistorio ondearían dos días, hoy lunes y mañana martes, a media asta.

A las cinco de la tarde, se celebró en el tanatorio un acto civil para despedir a 'Lolo', organizado por la familia y respetando los valores de Manuel Pérez, una persona comprometida y solidaria hasta el final, como demostró con la donación de sus órganos. La ceremonia fue breve, pero de una gran intensidad. No podía ser menos ya que 'Lolo' no era una persona de medias tintas.

Una imagen de su familia presidía la sala. 'Lolo', Xuan y Yoly sonríen en ella. Se encuentran en Madrid, el pasado mes de enero, en un viaje que hicieron para acudir a un partido europeo del Real Madrid, un regalo de la pareja a Xuan por su doce cumpleaños. Se les ve felices, como se les vio toda la vida. Es una verdad incontestable y que ayer recordaron las diferentes personas que intervinieron en la celebración.

Yolanda Díaz Gómez, una de las mejores amigas de Yoly, destacó como la pareja habían sido «felices» y que, de esa felicidad, había nacido Xuan.

Sonaba John Coltrane. No podía ser de otra manera porque 'Lolo' era un apasionado del jazz. Lo escuchaba a todas horas. Su discoteca era casi tan impresionante como sus conocimientos, si bien su humildad evitaba que presumiese de ello. Tan sólo sonreía cuando algún erudito a la violeta intentaba dar lecciones.

Soqui, su prima, dejaba hablar a sus emociones para agradecer a Yoly y a su familia la felicidad con la que había vivido Lolo. E Idoya Olivera, amiga de Yolanda, también subrayó la felicidad de la pareja.

Manuel Ángel Díaz González cerró la ceremonia con un poema de Walt Whitman con el que resumía la forma en la que 'Lolo' vivía: «No dejes que termine el día sin haber crecido un poco / sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños».

Después del tanatorio, amigos y familiares acompañan a 'Lolo' hasta el cementerio parroquial de San Vicente, en Trasona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos