La Magdalena une sus dos bancos de libros

Los libros, organizados sobre las mesas de la biblioteca. / MARIETA
Los libros, organizados sobre las mesas de la biblioteca. / MARIETA

El AMPA entrega estos días unos manuales que ahorrarán a cada estudiante de secundaria unos doscientos euros

C. DEL RÍO AVILÉS.

El Ministerio de Educación cambió el sistema de ayudas para libros hace dos cursos. El dinero que antes se ingresaba directamente a las familias, desde entonces llega al centro, que es el encargado de realizar las reservas de manuales y de entregarlos. En el Instituto de Educación Secundaria La Magdalena pensaron este año que la experiencia de la Asociación de Madres y Padres (AMPA) con su banco de libros solidario podría ser útil en la gestión del 'oficial' y serviría para unificar dos vías paralelas que tienen el mismo objetivo. Realizada la propuesta, la junta directiva del AMPA se puso manos a la obra y ayer ya tenía dispuestos 1.300 libros de secundaria en las ocho mesas de la biblioteca que entregarán, a partir de hoy, prácticamente a todos los alumnos. Un mes y medio antes que el año pasado, cuando los estudiantes becados recibieron sus libros en octubre.

En el reparto tendrán preferencia estos, que se llevarán los manuales nuevos, y los socios del AMPA. También, los alumnos de tercero y cuarto, a los que pretenden compensar ya que fueron ellos los que tuvieron que comprar libros los años anteriores por el cambio de ley. Con todo, es tal el volumen de libros recogido, que prácticamente todas las familias se podrán ahorrar un dinero gracias al reparto. Según calcula el AMPA, unos doscientos euros de media por estudiante.

El trabajo no ha sido fácil. La presidenta Mónica Huerta y el resto de su junta directiva (Noelia Lara, Carmen García, Pili Lemes y Marga Hevia) llevan trabajando, con excepción de agosto, desde junio. Primero en la recogida y devolución de los libros usados durante el curso y luego en la adquisición y organización de los paquetes.

Las madres, que ayer ultimaban los detalles de la entrega, reconocen que, a pesar del esfuerzo, este sistema es más justo, equitativo y, desde luego, más organizado. Esperan, además, que muchas familias se animen a asociarse para poder poner en marcha muchas más actividades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos