La mancomunidad proyecta la unión de las cuatro principales rutas senderistas

4,2 kilómetros/Gráfico
4,2 kilómetros

Actualmente se estudia en qué puntos podrían conectarse el Paseo de la Ría, la Senda del río Magdalena, la Ruta del Agua y la Senda Norte

SHEYLA GONZÁLEZ RUTH ARIASAVILÉS.

La progresiva recuperación de la ría de Avilés y, sobre todo, la construcción del paseo fluvial que, junto al tramo urbano que transcurre por la avenida de Conde de Guadalhorce, suma ya 4,2 kilómetros de longitud, ha convertido el estuario en una cita ineludible para muchos avilesinos, que lo utilizan con frecuencia para ejercitarse dando largos paseos. Castrillón suma el paseo de Salinas a la Senda Norte, también costera, mientras que Corvera tiene la Ruta del Agua como uno de sus principales tesoros naturales. Ahora, la Mancomunidad Comarca de Avilés, integrada por estos tres concejos además de Illas, quiere ir un paso más allá y crear una macrorruta circular que una el Paseo de la Ría, la Senda Norte, la Ruta del Agua y la Senda del río Magdalena. El proyecto ya está sobre la mesa y se prevé llevar a cabo a corto plazo, una vez estudiada la forma en la que estas rutas senderistas podrían llegar a unirse.

La idea es conectarlas creando un pequeño tramo desde Salinas hasta Avilés, que uniría la Senda Norte y el Paseo de la Ría, quizás las dos más sencillas de enlazar. Lo más complicado, por contra, sería desarrollar un tramo que fuera desde el final de la Senda del río Magdalena hasta el inicio de la Ruta del Agua. Estos dos caminos se aproximan en La Tabla, en la zona que delimita Avilés y Corvera, y este sería el punto en el que, 'a priori', podrían conectarse ambos caminos. Luego, solo restaría idear un tramo que conectase La Magdalena con el Paseo de la Ría, aunque esta zona está prácticamente urbanizada por completo. Para completar el círculo, no obstante, habría que contar con los concejos del Bajo Nalón, donde restaría terminar el camino peatonal entre San Juan de la Arena y Soto del Barco.

Más información

El proyecto permitiría crear una macrosenda que superaría ampliamente los cincuenta kilómetros de longitud y que no solo se pretende que sea de interés para los vecinos de la comarca, que verían ampliadas su posibilidades de ocio saludable, sino que la intención de los responsables de la mancomunidad es que pueda servir de reclamo turístico para senderistas y deportistas.

Para ejecutar el proyecto se cuenta con un remanente de 210.000 euros, aunque este dinero se quiere utilizar también para mejorar la señalética de los enclaves más turísticos de la cuatro concejos de la comarca. Seguramente el dinero no sea suficiente porque la previsión es que se trate de una inversión «potente». La unión de estas cuatro sendas, junto con la mejora de la señalización, deberán ser estudiadas y definidas en un futuro plan financiero, por lo que seguramente no puedan llevarse a cabo antes del segundo semestre del próximo año 2018. De momento, lo que se está haciendo es un estudio de cómo podría llevarse a cabo y por qué lugares la conexión de estas cuatro rutas. Solo cuando este trabajo haya concluido y se tenga claro cuál es la mejor manera de conectarlas, podrá calcularse el coste del plan y abordarse la financiación del mismo.

Paralelamente también se está abordando una mejor promoción de las rutas senderistas de la comarca y la edición de un documento en el que recojan todas ellas junto con sus mapas correspondientes y datos básicos sobre sus características, longitud o grado de dificultad. El resultado sería un folleto o similar que podría entregarse en las oficinas de turismo a los visitantes para que estos pudiesen consultar para organizar salidas cuando viniesen de vacaciones a la comarca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos