«Mantenemos un Llaranes activo y vibrante», asegura Maribel Morán

Maribel Morán, leyendo ayer el pregón de las fiestas de Llaranes.
Maribel Morán, leyendo ayer el pregón de las fiestas de Llaranes. / P. B.

La pregonera de las fiestas del barrio recuerda la época más vibrante del barrio y su participación en la Selección Femenina de Balonmano

C. DEL RÍO AVILÉS.

Una exultante Maribel Morán animó ayer a los jóvenes de Llaranes a trabajar por sus sueños y por un mundo mejor y agradeció el trabajo de un movimiento vecinal que mantiene viva la memoria del barrio y se esfuerza por su prosperidad. Porque el pregón que ayer leyó la exjugadora internacional de balonmano en la Plaza Mayor unió un emotivo recuerdo de la historia reciente de Llaranes con un canto al futuro que confía a esos jóvenes a los que aconseja basarse en los valores del deporte.

Morán recordó la visita de Los Chiripitifláuticos, el 'prau' de la romería y el ambiente juvenil que se vivía en el Llaranes más próspero con «jovencitos de Avilés y su entorno» que paseaban por debajo de los soportales «con intención de cortejar a las mozucas del poblado».

Fue una época que no se podrá recuperar, pero la pregonera celebró el trabajo que el Club Popular de Cultura, las Amas de Casa, la Asociación de Vecinos Santa Bárbara, la Comisión de Festejos, Escontra'l Raigañu y el Colegio Público Llaranes realizan por mantener viva esa memoria colectiva y sorprender a los vecinos con iniciativas tan afortunadas como la recreación de la popular fiesta de 'Los Reyes de Ensidesa'.

«Es de justicia reconocer la labor y entrega de estos colectivos del bario, que con poca colaboración y mínimas ayudas, pero sí con grandísimo esfuerzo, mantiene un Llaranes activo, un Llaranes vibrante, permitiéndonos disfrutar de multitud de actos», precisó.

Maribel Morán desveló también una pequeña anécdota, referida a «aquel partido histórico internacional que, por primera vez en la historia del balonmano femenino, disputó España en Bilbao, jugando contra Francia». Morán fue una de las tres jugadoras de Llaranes presentes en aquella alineación. Aquel 11 de noviembre de 1967, Ensidesa fletó un autobús para que familiares y amigos pudieran animarlas. «Con la perspectiva del tiempo, deciros que fue realmente inolvidable, muy gratos los recuerdos» en una época en la que «la práctica del deporte femenino era una utopía».

Morán deseó que las fiestas de San Lorenzo fueran «un vehículo de cohesión social y de convivencia, lo más cordial posible», algo que se cumplió a rajatabla en la fiesta de la espuma que comenzó a continuación. Ya por la noche, estaba prevista la actuación de la orquesta Costa Norte.

Fotos

Vídeos