La Manzana del Acero invierte 500.000 euros en investigar el galvanizado

Nuevas instalaciones de la Fundación ITMA al servicio de la Mazana del Acero en el Parque Empresarial, en el edificio ubicado junto al Centro Tecnológico.
Nuevas instalaciones de la Fundación ITMA al servicio de la Mazana del Acero en el Parque Empresarial, en el edificio ubicado junto al Centro Tecnológico. / MARIETA

La Fundación ITMA instala en el nuevo edificio adquirido un simulador para mejorar los procesos y desarrollar nuevos materiales

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La Manzana del Acero sigue creciendo de manera imparable y ya ha entrado en funcionamiento el tercero de sus edificios, el antiguo concesionario de automóviles (aunque nunca llego a funcionar como tal) situado entre las instalaciones de I+D alquiladas por ArcelorMittal a la Fundación del Metal y el Centro del Acero y Materiales Metálicos de la Fundación Itma, encargada de la gestión de este nuevo edificio.

«A lo largo de este año hemos acondicionado el interior de las instalaciones», explicó a LA VOZ Íñigo Felgueroso, director gerente, « y también hemos realizado la inversión en maquinaria». De momento, el edificio ya cuenta con una primera planta piloto. Se trata de un simulador de recocido continuo y galvanizado. «En todo el mundo, sólo existen ocho equipos similares como este», destaca Felgueroso. La entidad asturiana ha invertido medio millón de euros en su adquisición.

Gracias a él, los investigadores asturianos podrán desarrollar nuevos aceros y también mejorar los procesos de fabricación actuales. «El equipo recrea las instalaciones de producción, pero en unas dimensiones muchísimo más reducidas, de forma que se puede asumir la investigación, además, recogemos todos los datos del proceso, algo que en un fábrica real resulta mucho más complejo», explica María Panero, doctora en Químicas por la Universidad de Oviedo y una de las investigadoras del área de Metales y Desarrollos Metálicos que la Fundación ITMA ha asignado a este equipo.

Dos datos pueden dar idea de la diferencia de magnitudes. El primero es que si utilizan una plancha de acero les basta con un pequeño rectángulo de unos treinta centímetros; en cambio en una línea industrial una única tirada tendría unas dimensiones mucho más grandes, con lo que, tan sólo en material, los costes de investigación se dispararían.

El segundo ejemplo alude a la cuba que recoge el zinc para el galvanizado. En esta instalación su capacidad es de 30 kilos, cuando el volumen industrial es mucho mayor. «Al ser un equipo con una gran flexibilidad podemos apartar las partes del proceso que no nos interesan, algo que en una planta industrial resulta inviable», desataca Igor Guisasola, doctor en Ingeniería Mecánica por la Universidad de Navarra y del mismo equipo de trabajo que María Panero.

El nuevo equipamiento registra todos los datos de los procesos, con lo que se pueden trasladar a una magnitud industrial sin ningún tipo de problema. De esta forma, todas las empresas del sector disponen de un banco de pruebas perfecto tanto para mejorar los procesos que utilizan como para desarrollar nuevos productos.

Apuesta conjunta

Felgueroso destaca la importancia de esta inversión que contribuye a reforzar el carácter único de la Manzana del Acero. No es sencillo encontrar una acumulación de una tecnología similar para reproducir en escala piloto todas las fases de la siderurgia integral. La apuesta conjunta del Centro de I+D Global de ArcelorMittal en Avilés y la Fundación ITMA lo ha hecho posible.

La multinacional siderúrgica apuesta sin dudar en un proyecto en el que, progresivamente, se incorporan más empresas. «Cada vez detectamos un interés mayor, en la medida que la Manzana del Acero incorpore nuevos equipos, se incorporan más empresas del sector», destaca el director de la Fundación.

Felgueroso asegura que los equipos previstos aún no se han completado. En la actualidad, se planifican las inversiones necesarias para completar una línea de soldadura. «Ahora mismo está en fase de estudio, en el segundo semestre de 2018 debería estar operativa», apunta el director de la Fundación ITMA.

Los equipos que se van incorporando a la Manzana del Acero se distribuyen por los edificios atendiendo a criterios funcionales. «En el Centro del Acero se encuentran los equipos que ya existían. También debemos pensar en las posibilidades futuras. La mayor parte de estos dispositivos son modulares, por lo que pueden recibir ampliaciones en el futuro. Es necesario pensar en ello para no vernos limitados en nuestro crecimiento», explica.

El arranque de la planta piloto de galvanizado y recocido representa un pequeño hito en la actividad de la Fundación ITMA.

Por una parte, es la primera ampliación del Centro del Acero que necesita superar los límites físicos del edificio diseñado por Jovino Martínez Sierra e inaugurado en 2005. Además, la Manzana del Acero alcanza por primera vez la actividad en los tres edificios que la integran.

Además, 2017 es importante para la Fundación ITMA por ser la primera vez que cuenta con cinco becarios en un programa financiado por la Obras Social de La Caixa. Se incorporaron el pasado febrero y, aunque sólo han transcurrido cinco meses, el balance es totalmente positivo. «Estamos muy contentos con su rendimiento», destaca Felgueroso, «nos gustaría mantener este programa en el futuro como una manera de formar a jóvenes investigadores para nuestro equipo. Queremos que sea la cantera para responder a las necesidades que tendremos en el futuro de personal», destaca el director de la Fundación ITMA.

En septiembre de 2015, se creaba el clúster o agrupación de empresas 'Polo del Acero'. Con ArcelorMittal como socio de referencia, en el 'Polo del Acero' se encuentran las principales empresas del sector metalmecánico de Asturias, y todas las de Avilés, para colaborar en proyectos estratégicos para ellas.

En la actualidad cuenta con dieciséis empresas y la Universidad de Oviedo como socios. Los actores industriales representan más del 80% de la facturación del sector, el 55% del empleo directo y más del 50% del total de las exportaciones en Asturias.

Además de la multinacional siderúrgica, entre sus integrantes aparecen compañías como Duro Felguera, Grupo Daniel Alonso, Asturfeito, TSK, Idesa, Astilleros Gondán, o Construcciones García Rama, entre otras.

En esta organización nació la idea de la Manzana del Acero para dedicar 15.000 metros cuadrados en tres edificios a equipamientos singulares de investigación relacionada con el sector, un proyecto que ya es una realidad.

Más

Fotos

Vídeos