La marquesina de El Pozón se ubicará finalmente en la calle Río Cares

La marquesina de El Pozón se ubicará finalmente en la calle Río Cares
La marquesina de El Pozón se moverá al poblado de Llaranes. / MARIETA

Se descarta Monte Viso por razones técnicas y el traslado, que saldrá a licitación en 91.193 euros, no se completará antes de finales de verano

J. F. GALÁN AVILÉS.

La marquesina de hormigón de El Pozón no se trasladará finalmente a la calle Monte Viso sino a Río Cares, también en Llaranes, en concreto a la zona verde que se extiende junto a la parada de autobús. En el mejor de los casos el cambio de ubicación se materializará en la recta final del verano, con el consiguiente retraso en la conclusión de las obras de urbanización de Santa Apolonia, inicialmente previsto para el pasado mes de mayo.

Anteanoche se completó el asfaltado entre Villalegre y la gasolinera y hoy viernes se prevé terminar de pintar la señalización horizontal. Según el Ayuntamiento «las obras culminarán en los próximos días con la colocación del mobiliario urbano y la ejecución de algunos remates pendientes en zonas puntuales».

También resta por asfaltar el tramo comprendido entre la referida gasolinera y la subestación eléctrica y construir la glorieta de El Pozón. Dicha tarea se llevará a cabo una vez de efectúe el traslado de la marquesina, que no esta recogido en el contrato inicial, adjudicado en 2,14 millones de euros. Requiere por tanto uno nuevo, y el Ayuntamiento declara su intención de convocarlo «este mismo mes». El precio base es de 91.193 euros, con un plazo de ejecución de un mes y veinte días a contar una vez se formalice el contrato.

El proyecto de reurbanización de Santa Apolonia fue aprobado en base al resultado de una consulta realizada entre vecinos de Llaranes, El Pozón y Villalegre, la primera de estas características celebrada en Avilés y hasta la fecha la única. La participación fue testimonial, 638 votos sobre un censo de 6.312 votantes, poco más del 10%. La cuestión a dirimir era si el cruce de El Pozón se resolvería con una glorieta regulada por semáforos o sin ella y si las aceras serían de baldosa o de aglomerado. Se optó por la glorieta y la baldosa, opción que encareció el precio base de licitación en unos 750.000 euros.

La marquesina se situó poco después en el centro de la polémica. La glorieta ocupará el espacio en el que se asienta, por lo que es necesario retirarla. En un primero momento se anunció su demolición y la construcción de una réplica, decisión que, ante las protestas vertidas por algunas asociaciones y vecinos, se quedó en papel mojado. Fue entonces cuando se apostó por trasladarla a Llaranes. Pesa unas 22 toneladas, y será 'cortada' mediante hidrodemolición, agua a alta presión.

Según anunció en su día el Ayuntamiento, una vez desanclada se protegerá mediante una estructura metálica para preservar su integridad durante el transporte, sobre una góndola, y la instalación. Una vez en su sitio la operación se rematará con una réplica del banco y con proyectores para su alumbrado.

El Ayuntamiento no ha concretado el porqué del cambio de ubicación. Según ha podido saber este periódico obedece a razones técnicas, al presentar la calle Monte Viso una inclinación de unos cuatro grados que dificultaba la operación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos