Un matemático olímpico en La Magdalena

Jairo González, en el patio del Instituto de Educación Secundaria La Magdalena. / MARIETA
Jairo González, en el patio del Instituto de Educación Secundaria La Magdalena. / MARIETA

Jairo González, alumno de segundo de bachillerato, será uno de los tres representantes asturianos en la final nacional en Jaén

C. DEL RÍO AVILÉS.

El avilesino Jairo González será uno de los tres asturianos que representará a la comunidad autónoma en la LIV Olimpiada Matemática, que se celebrará del 15 al 18 de marzo en Jaén. Estudiante de segundo de Bachillerato, recibe estos días las felicitaciones de unos compañeros que no dudaban de su capacidad para quedar en tercer lugar entre el centenar de participantes en la fase de distrito universitario. El primero de los cortes en una Olimpiada que le podría dar acceso a la competición internacional

A Jairo eso no le quita el sueño y hace suyas las palabras que les dedicaron los organizadores del examen de Oviedo, el pasado 19 de enero. Antes de entregarles los seis problemas a los que tendrían que enfrentarse, les advirtieron sobre la distancia con la que asumir los resultados de una competición que, en ningún caso, debería condicionar ni su autoestima ni su relación con este tipo de pruebas. Como señala el reglamento, el objetivo es estimular el estudio de las matemáticas y el desarrollo de jóvenes talentos.

Un estímulo que, por cierto, a Jairo le hace falta. Enamorado confeso de las matemáticas, asegura que han sido su asignatura preferida, junto con el inglés, desde primero de secundaria. «Disfruto haciendo problemas y viendo los resultados, sobre todo porque es una ciencia aplicable a otros campos», indica.

«Estoy muy satisfecho, sobre todo por las enhorabuenas de mis compañeros»

A pesar de su dominio en la materia, le tuvieron que insistir para tomar parte en esta Olimpiada. «Un profesor me lleva animando desde primero de la ESO y otro me ha traído hasta problemas de otros años» y, a pesar de esta confianza de quienes mejor le conocen como estudiante, «no sé por qué no terminaba de hacerlo, no creo que fuera por vergüenza ni tampoco por miedo al fracaso».

Jairo se encontró en el examen de Oviedo con seis problemas atípicos. «No son las matemáticas que das en clase. Son fórmulas que tienes que tener asimiladas y en las que hay que aplicar la lógica», explica. Consiguió 18 puntos sobre 42; el primer y el segundo clasificados, 21 y 20, respectivamente. «Según mirabas los problemas era fácil decir que no lo sabías hacer», dice. Aún así trató de solucionar todos. Gracias a eso, llegó a la puntuación necesaria. «Estoy muy satisfecho, sobre todo por las enhorabuenas de mis compañeros», confiesa.

Dentro de poco, este joven muy aficionado al deporte y que tiene previsto realizar un curso de socorrismo, tendrá que decidir hacia dónde orientar sus pasos. Le gusta el doble grado de Física y Matemáticas de la Universidad de Oviedo y la robótica, la única pega que pone es que en Gijón solo la orientan hacia esta disciplina a partir del cuarto curso.

En cualquier caso, antes tendrá que solucionar cómo ir y alojarse en Jaén porque la modesta organización de la Olimpiada Matemática se las ve y se las desea para llevar a sus jóvenes promesas hasta la encuentro nacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos