«Si no te sangra la oreja, la música que escuchas no es cultura, es ocio o vicio»

«Si no te sangra la oreja, la música que escuchas no es cultura, es ocio o vicio»
Máximo Pradera, ayer en la Casa de Cultura durante su charla. / MARIETA

El periodista Máximo Pradera compartió algunos trucos de «postureo» para ligar en una cita «con un 99% de efectividad probada»

Cristina Del Río
CRISTINA DEL RÍOAvilés

¿Se puede ligar con música clásica? Máximo Pradera cree que sí, al menos a él le ha funcionado en la primera cita en el 99% de las ocasiones, pero para hombres con menos habilidades, el periodista, escritor y humorista prefirió centrarse en unos cuantos trucos de «postureo cultural» que permitan salir airoso de ese encuentro. Porque la de ayer en la Casa Municipal de Cultura de Avilés fue una «charla para hombres (que espero que las mujeres reciban bien)» dirigida a varones porque «a ellas se les supone más sensibilidad y nosotros somos el cabestro, el gañán de turno». Declaración de intenciones del último ponente en la II Semana Cultural del conservatorio Julián Orbón que termina hoy, a las 20.30 horas, en el teatro Palacio Valdés, con un espectáculo de danza clásica y española a cargo de la compañía Larreal.

Eva Fanjul, periodista de LA VOZ DE AVILÉS, introdujo a un Máximo Pradera que se manejó en solitario a pie de patio de butacas rescatando escenas icónicas del 'postureo cultural' reflejadas en su libro 'Tócala otra vez, Bach: todo lo que necesitas saber de música para ligar'. Antes de lanzarse, un guiño hacia el público con el reconocimiento a su proximidad a Asturias de la mano de un tío cantautor, Chicho Sánchez-Ferlosio, de quien entonó algunas estrofas. No hacía falta, en realidad, ganarse al auditorio porque, exceptuando a los alumnos del conservatorio, no tan numerosos como en la charla del 'youtuber' Jaime Altozano, el resto de público era seguidor de Máximo Pradera desde la época de 'Lo + Plus'.

Desmontará la mala relación entre Salieri y Mozart en 'Las dos muertes de Mozart'

Roto el hielo e introducido el objetivo de la charla, Pradera reconoció en Woody Allen al «rey del postureo cultural», un concepto que él descubrió allá por 1972 con su película 'Sueños de un seductor'. Ver al estadounidense estudiando quién era y por qué había triunfado Tintoretto para impresionar a Julia Roberts fue toda una revelación. Pero... ¿Por dónde empezar?

Pradera decidió hacerlo por su padre, un hombre con criterio y sensibilidad, al que le gustaba Tchaikovsky, pese a las críticas de sus amigos. «Tiene fama de facilón, pero es que en este país si no te sangra la oreja, la música que estás escuchando ya no es cultura, es ocio o vicio», ironizó.

No obstante, manifestarse muy a favor de Tchaikovsky en la primera cita puede tener sus riesgos e «igual la chica nos tacha de demasiado sensibles». En ese caso, y aún a riesgo de pasar al polo opuesto, «puedes decirle que no puedes ir a dormir sin escuchar 'El cuarteto para helicópteros' de Stockhausen».

El nuevo libro

En esa hipotética cena de postureo, Pradera aconsejó no llevar un máster tipo Cifuentes sino empaparse de conocimiento en YouTube, soltar alguna frase célebre del tipo «la música es un lenguaje metafórico» o, en caso de tener que decantarse, escoger siempre la versión lenta. Fue la seleccionada por él para hablar de su libro, pero no del último sino del próximo, 'Las dos muertes de Mozart', que se publicará a finales de abril. «En él pongo patas arriba la relación entre Mozart y Salieri. Me encantó le peli 'Amadeus' de Milos Forman, pero siento que no es nada cierto. Salvo que coincidieron en Viena diez años, el resto es mentir». Y ahí está él para desmentirlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos