Medio millar de personas descubren los secretos del velero 'Atyla'

Cerca de medio millar de personas pasaron por 'Atyla' para conocer su interior y su historia de la mano de la Fundación que lo dirige. /  MARIETA
Cerca de medio millar de personas pasaron por 'Atyla' para conocer su interior y su historia de la mano de la Fundación que lo dirige. / MARIETA

El barco escuela zarpa este mediodía del puerto deportivo en dirección a Bilbao, tras mostrar su interior e historia a decenas de familias

SHEYLA GONZÁLEZ AVILÉS.

El velero 'Atyla' causó sensación entre el medio millar de visitantes que se acercó al puerto deportivo avilesino a lo largo de la mañana de ayer. Los más sorprendidos por la goleta fueron los más pequeños, que se acercaron a su cubierta asombrados por las grandes velas y por ver «un barco de película», comentaban algunos.

'Atyla' fue construido en los años ochenta en Lekeitio, Bilbao, desde entonces ha recorrido miles y miles de millas por diferentes mares. Desde hace unos años la Fundación Barco Escuela organiza en él viajes cortos y largos de aventura y coaching. Su jefe de operaciones, Alfonso Garzón, fue el encargado ayer de recibir a los visitantes que hicieron cola para poder subir a cubierta en diferentes tandas.

A bordo les esperaban parte de los voluntarios que forman la tripulación de la goleta. La embarcación tiene capacidad para veinticuatro personas, ocho de ellas son las que forman la tripulación profesional, el resto los participantes en los diferentes viajes de aventura. «¿Es entero de madera?» fue una de las preguntas que más se repitieron a lo largo de la mañana entre los visitantes.

La respuesta fue que sí. El barco cuenta con algo más de 31 metros de eslora y está construido íntegramente en madera de roble y no cuenta con dispositivos modernos, sino que todo se hace de manera «manual». Garzón explicó a los visitantes que «para mover una de las velas se necesitan cuatro personas. Es un ejemplo más de cómo viajar a bordo de 'Atyla' se convierte en una experiencia de compañerismo».

«Me ha gustado mucho la visita, ha sido muy interesante. Parece mentira que siga navegando un barco de este tipo, todo de madera y sin todos los inventos modernos», recalcaba la madrileña Sonia Granados tras salir de su recorrido por 'Atyla'. Igual que ella los avilesinos Pedro y Noelia destacaron «lo interesante que es para hacerte a la idea de todo lo que tiene que ver con el mundo del mar». Por su parte, Iván Sánchez se interesó por toda la historia del velero al que comparó con otros vistos antes, «se parece a una maqueta de madera de un barco llamado 'Independence'».

El velero 'Atyla' atracó en el puerto deportivo de Avilés el miércoles a última hora de la tarde y zarpará hoy a mediodía rumbo a Bilbao, donde tienen una de sus paradas fijas. «Las maniobras para salir de la ría nos llevarán una media hora. Es muy bonito de ver para el público», destacó Alfonso Garzón, que invitó a todos los visitantes a apuntarse a uno de sus viajes. «Duran una semana y pueden participar en ellos jóvenes desde quince años y no hay edad máxima. Tampoco es necesario tener conocimientos de navegación», comentó el jefe de operaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos