El Mercado Medieval extenderá sus espectáculos a todo el casco histórico

Señales de evacuación instaladas ayer en el casco histórico. / LVA
Señales de evacuación instaladas ayer en el casco histórico. / LVA

La Policía Local instala señales de evacuación de público en las calles en caso de emergencia

J. F. G. AVILÉS.

Un total de 106 puestos, 72 de artesanía y 33 de alimentación y restauración, talleres de oficios, atracciones, espectáculos de animación y juegos infantiles componen el Mercado Medieval, desde mañana sábado hasta el lunes en el escenario habitual, las calles de la Ferrería, La Fruta, El Sol y Los Alas y las plazas de Camposagrado y Carlos Lobo. El horario, de once de la mañana hasta medianoche, con una pausa entre las dos y media y las cinco de la tarde.

La idea es recrear la vida cotidiana en el Avilés del medievo. Para lograr el ambiente, se instalarán banderas, escudos heráldicos e imágenes de la época y se desarrollarán una serie de atracciones y espectáculos que, como novedad, no se limitarán de forma exclusiva al recinto del mercado sino que recorrerán todo el casco histórico. Habrá, entre otras propuestas, animación teatral y de calle, bufones de la corte, atracciones medievales, actuaciones musicales, talleres de oficios y un rincón infantil con juegos y actividades para todos los públicos.

Los grupos participantes realizarán mañana sábado, jornada inaugural, un pasacalles previsto para las once y media de la mañana. Entre ellos figuran grupos de personajes alocados que harán de las suyas por el mercado, derrochando habilidades, alegría y desparpajo, un clan de guerreros venidos del más allá, malabaristas y fakires.

El Grupo Camaleón Teatro realizará distintas interpretaciones, como 'La increíble historia de Gaiferos', un relato de títeres, el 'Pasacalles renacentista' o 'La procesión', un paso de condenados de la Inquisición que recorrerá el mercado. No faltarán bufones, cabezudos, bailarines ni tampoco un hombre orquesta de singular estética que recorrerá el mercado en un triciclo.

La ambientación musical correrá a cargo de dos grupos portugueses, Albaluna y Cornalusa. El pimero mezcla música tradicional lusa con rock progresivo, tradición y modernidad, y está integrado por seis músicos, mientras que Cornalusa es un cuarteto de gaita, bouzouki y davul. En cuanto a los talleres, desde hilanderas hasta alfarería para niños, caligrafía árabe, cuero o destilación de esencias.

El rincón infantil ofrecerá un amplio abanico de juegos y actividades diseñados para que los más pequeños puedan dar rienda suelta a su imaginación.

Para garantizar la seguridad la Policía Local comenzó ayer la instalación de señales de evacuación en las calles que ocupa el mercado.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos