«El mestizaje ya está normalizado»

La artista Amparanoia actúa el sábado en Avilés.
La artista Amparanoia actúa el sábado en Avilés.

Actúa este sábado en el nuevo festival Las Músicas de Avilés con Bombino y Bambikina

JORGE ALONSO AVILÉS.

Cuando Amparanoia editó 'El poder de Machín' se desató un huracán que recogía lo sembrado por Les Negresses Vertes o La Mano Negra, entre otros, pero con una mujer franca, potente, sin ataduras en la lengua y con una fuerza contagiosa que excedía los límites del disco y del escenario al frente del proyecto. No fue ni mucho menos flor de un día: aquellas semillas germinaron y este sábado tenemos de vuelta la formación 'amparanoica' a pleno rendimiento en el festival Las Músicas de Avilés. Lo hará precedida de Bombino y Bambikina. Entrada gratuita en la plaza del Niemeyer.

-Estamos de vuelta con el proyecto Amparanoia con este disco que es un poco una celebración, ¿no?

-Todo empezó con una reunión con nuestra agencia de contratación en Madrid. Fueron ellos quienes me recordaron que se iban a cumplir veinte años, ya, de 'El poder de Machín', y que había mucho interés, que tanto los promotores como el público seguían preguntando mucho y que tal vez era un buen momento para hacer una gira de Amparanoia y conmemorar ese disco que sigue tan vigente.

-¿Y qué pasó?

-Que a partir de ahí todo fue tomando forma, desde la nueva web y las redes sociales, que lo último que habíamos tenido era Myspace, fíjate qué antiguo, y va tomando forma el álbum con mis compañeros y mis compañeras de viaje, rescatando canciones y también incluyendo la inédita 'El coro de la gente', y por supuesto la gira. Hemos pasado prácticamente 2016 en esta tarea y 2017 ya disfrutando de todo esto en marcha.

-¿Esto del mestizaje ya está mucho más normalizado que entonces, no?

-Sí, yo creo que ya lo está. El tema de la mezcla de músicas, la conciencia social y el mestizaje es un movimiento del que sí formamos parte y está claro que, aunque no nos diéramos cuenta, sí que algo pasó en esa época, y otros muchos grupos tomaron el testigo. Está claro que fue una propuesta que tuvo mucho calado.

-Respecto a esa mezcla de culturas que está en la raíz del género, supongo que deben doler especialmente ciertas reacciones violentamente xenófobas tras el atentado de Barcelona el jueves pasado.

-Sí, bueno, el ser humano es así, ante el dolor puede reaccionar con amor, compasión y deseos de paz, o con la peor cara, la del odio, la intolerancia y el racismo. Desde luego, en mi caso, hay mucho dolor. Por cada vez que vemos cómo se pierden vidas así, en Barcelona y en muchos sitios que no son objeto de tanta atención mediática, tenemos que asumirlo como adultos que vivimos en un mundo que funciona como funciona, en un mundo donde las armas y la muerte son un negocio y donde a veces la vida humana vale muy poco.

-Parece que cuando alguien se posiciona está haciendo un ejercicio oportunista, ¿pero en realidad no es lo contrario? ¿Renta?

-Sí, desde un primer momento había, y hay, una necesidad de contar lo que está pasando, y en mi caso mucho deseo de trasmitir a las mujeres empoderamiento, que crean en ellas mismas, que luchen por sus sueños y lo consigan, y eso es fundamental en el repertorio de Amparanoia. En este caso, yo escribí un libro para compartir y para sanar. A mí me sanó el poder contarlo, me ayudó a cicatrizarlo.

-¿Cuál es el objetivo?

Necesitamos también hacer ver a las niñas que no hay que llegar a estas situaciones terribles y sobre todo que esta situación, la de la violencia de género, no es sino la parte visible de algo más grande, que es el patriarcado. Seguramente haya quien piense que hacer este tipo de ejercicios es algo oportunista, pero lo mismo que los elogios no me vuelven loca tampoco dejo que las críticas de este tipo me afecten demasiado. Más bien dejo que me resbalen. Estoy muy agradecida a la música por la oportunidad que me da de compartir y también de visibilizar estas cuestiones.

-¿Y el sábado qué nos trae?

-Pues nueve músicos en el escenario, cuatro chicas y cinco chicos. Estoy muy orgullosa de llevar mujeres conmigo en este mundo tan masculino, muchas nacionalidades, gente de Cuba, de Argentina, de Barcelona, un repertorio muy pensado para disfrutar, para cantar, para bailar, con temas de 'El poder de Machín', pero también de otros momentos del repertorio Amparanoia, y alguna sorpresa, una fiesta.

Fotos

Vídeos