A Michigan de la mano de Inditex

Sergio López Martínez, el martes, un día antes de viajar. / MARIETA

El avilesino Sergio López parte a EE UU becado por la Fundación Amancio Ortega | Alumno del IES Virgen de la Luz cumple su sueño de estudiar en Norteamérica, donde será acogido por un pastor luterano

C. DEL RÍO AVILÉS.

Sergio López Martínez está a punto de cumplir uno de sus sueños: estudiar en los Estados Unidos. Alumno del Instituto de Educación Secundaria Virgen de la Luz es el tercero de los becados en Avilés por la Fundación Amancio Ortega, que todos los años reparte quinientas becas entre alumnos de cuarto de secundaria para cursar primero de bachillerato en Canadá o Estados Unidos. Una oportunidad de aprender un idioma y sumergirse en una cultura nueva que a Sergio lo tiene totalmente entusiasmado. «Mi padre adoptivo es un pastor luterano», señala dejando entrever las inquietudes de un adolescente dispuesto a aprovechar al máximo la oportunidad que se le presenta. Ayer viajó a Madrid y hoy embarca hacia Chicago.

Sergio ha sido de los últimos en conocer el destino y, de hecho, empezará el curso escolar con casi un mes de retraso con respecto a sus nuevos compañeros. No le preocupa, ya les han advertido que el sistema educativo estadounidense es flexible y confía en ponerse pronto al día. Lo hará mientras se sumerge en una ciudad y un nuevo marco cultural para el que está muy mentalizado. Sin expectativas de ningún tipo y algo defraudado últimamente con los Estados Unidos, espera exprimir al máximo lo que su entorno califica como «una gran experiencia vital». Vivirá en St. Joseph, una ciudad de unos ocho mil habitantes en el estado de Michigan, a los pies del enorme lago del mismo nombre y allí podrá practicar piragüismo, su deporte favorito, en alguno de los kayaks que tiene su familia de acogida. Sabe que él es pastor luterano, que los dos hijos del matrimonio, de veinticinco años, no viven con ellos y que esquían, deporte que espera empezar a practicar. El resto está por descubrir. Ellos han jugado con un poco más de ventaja porque Sergio ha tenido que enviar fotografías suyas y una carta de presentación. Fue la fase final de un proceso que comenzó con Sergio curioseando por internet sabedor de que su padre, profesor, animaba a sus alumnos a solicitarla.

La prueba para hacerse con una de esas quinientas becas (ochenta de ellas son para Galicia) a las que aspiraban 9.300 estudiantes incluyó un primer examen de inglés en Oviedo. El segundo filtro consistió en hablar dos minutos sobre un tema preparado previamente en una entrevista telefónica a través de Skipe. Sergio se inspiró en el libro 'Carta a mis nietas: Todo lo que he aprendido y me ha conmovido', de Eduardo Punset, para hilar un breve relato sobre temas científicos que habían causado en él ese mismo efecto. Seguidamente, tuvo lugar una entrevista personal, también a través de Skipe.

La selección incluyó un examen de inglés en Oviedo y una entrevista a través de Skype

De ahí salió la lista definitiva de becados a los que se llevó a una convivencia en Madrid en la que se explicó las condiciones del programa y se fomentó la relación entre los seleccionados. Huelga decir que los grupos de WhatsApp se crearon inmediatamente después de abandonar la capital, una vez que recuperaron su teléfono móvil. Igualmente, los padres de la zona noroeste, salvo Galicia, fueron convocados un fin de semana en León para explicarles las mismas normas. Entre otras, que en todo el curso escolar no podrán ver a Sergio. Aseguran que es lo mejor para la integración del chaval.

La beca incluye «absolutamente todo», además de una asignación mensual de cien dólares para gastos extraescolares.

Fotos

Vídeos