Mike Oldfield suena esta noche en El Llar

El grupo Tubular Tribute durante el ensayo del miércoles en El Llar.
El grupo Tubular Tribute durante el ensayo del miércoles en El Llar. / MARIETA

El grupo Tubular Tribute debuta en Las Vegas con la Banda de Gaitas de Corvera

C. DEL RÍO AVILÉS.

Rubén Álvarez (guitarra), Ariane Valdivié (voz y trompeta), Kike García (bajo), Richard García (teclados), Luis Senén Fernández (batería) y Ángel Secades (guitarra) son Tubular Tribute, la banda homenaje a Mike Oldfield que hoy debuta en El Llar de Las Vegas (21 horas, entrada gratuita) tras medio año de ensayos. Durante el concierto contarán con la colaboración de la Banda de Gaitas de Corvera para el tema 'Tattoo', incluido en el álbum 'Tubular Bells 2' y que originalmente lleva gaita escocesa.

Los componentes de Tubular Tribute están más expectantes que nerviosos ante la respuesta de un público al que desean premiar con un sonido lo más fiel posible al artista británico que rompió las listas de ventas con su primer disco, 'Tubular Bells' (1973). Con ciertas reservas respecto a los conciertos-tributo, se han convencido de que «es algo como la música clásica. Ni Mozart ni Bach van a revivir y no por eso hay que dejar de tocar sus canciones», se disculpa entre risas el teclista Richard García, que admite que no estaba muy de acuerdo con esta 'moda' del tributo. «Es una manera de autodisculparme», reconoce tras explicar que sus reticencias venían por algunas formas de rendir el mencionado tributo.

En el suyo, sin caracterizaciones ni nada que se le parezca, repasarán los temas imprescindibles de la discografía del autor como 'Tubular Bells', conocida por la banda sonora original de la película 'El exorcista', o la archiconocida 'Moonlight Shadow', a la que la vocalista Ariane Valdivié imprime su matiz particular. Explica Richard García que «su voz encajó muy bien desde el principio», pero no fue muy diferente a lo que ocurrió con el resto de los miembros. Rubén Álvarez y el propio Richard lo tenían «muy escuchado» y fueron quienes empezaron a dar vueltas a la idea de crear un grupo al estilo de Real Straits. El primero hace el papel del músico británico y Richard se ha hecho con unos 'sinters' como los de Mike Oldfield. Uno es un 'vocoder' (sintetizador de voz) de los años setenta y el otro es de los años ochenta, «muy difícil de encontrar». La primera gestión se hizo en Italia y llegó uno estropeado que Richard no se arriesgó en reparar. Después pensó en Galicia, por la larga tradición orquestal de la comunidad, pero de repente recordó que cuando estudiaba órgano con ocho años en 'Musical Arévalo' «había siempre un teclado allí que me llamaba mucho la atención y que tocaba siempre que llegaba antes a clase». Ese teclado seguía en el almacén y ahora vuelve a sonar en la mesa de Richard.

Se han hecho con unos sintetizadores de los setenta y ochenta como los del británico

Tubular Tribute debuta hoy, pero los primeros aplausos han llegado a través de las redes sociales y foros en los que han logrado una muestra de lo que hoy visten de largo.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos