Monteserín avala el Plan de Residuos y lanzará una campaña de recogida selectiva

Un vecino depostita una bolsa en un contenedor de envases.
Un vecino depostita una bolsa en un contenedor de envases. / LVA

La regidora avilesina considera «ineludible» el objetivo de reciclar la mitad de la basura generada y busca más participación ciudadana

M. P. AVILÉS.

La Unión Europea, así como el nuevo Plan Estratégico de Residuos del Principado, obliga a que, para el año 2020, al menos el 50% de los residuos generados sean reciclados. Esto es, conseguir que al menos la mitad sean depositados en los contenedores de recogida selectiva. En palabras de la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, se trata de un objetivo «ineludible», en el marco del Plan del Principado, que implica la intensificación de la recogida selectiva, erigir una nueva planta de tratamiento y separación de residuos y convertir en combustible una fracción de los mismos.

Este plan ha recibido importantes críticas de la oposición en el Parlamento asturiano, de las que la primera edil lamentó «su espíritu en absoluto constructivo». «Nos corresponde a los representantes ciudadanos hacer pedagogía y contribuir a ser parte de la solución, porque los residuos son un problema de todos y su correcta gestión es la base del desarrollo sostenible, además de una obligación legal», recuerda Monteserín.

Avilés, como reconoce la propia alcaldesa, se encuentra aún lejos de esta meta de lograr reciclar la mitad de los residuos, por lo que intensificará, desde el Ayuntamiento, la tarea para lograrlo. «No podemos olvidar que tenemos una exigencia y un plazo que debemos cumplir -indicó Monteserín-. En 2020 tenemos que conseguir clasificar la mitad de los residuos que producimos y estamos muy lejos de ese porcentaje. Como administración más cercana a la ciudadanía queremos contribuir a conseguir ese objetivo y promover la participación ciudadana».

Se iniciará en octubre con la colaboración de la empresa encargada de la recogida

A tal fin, el mes que viene se lanzará una campaña para promover la separación de residuos en los diferentes contenedores repartidos por las calles en colaboración con la empresa adjudicataria de la recogida, Urbaser. Esta campaña tratará de alcanzar no solo a los hogares, sino también a los establecimientos comerciales.

Ahorro para la ciudad

Hizo hincapié Monteserín en que se trata de «una responsabilidad tanto individual como colectiva». Mejorarlo repercutirá en lo que el Ayuntamiento paga a Cogersa por la recogida de basura no selectiva, puesto que la de los contenedores de reciclaje no tiene coste ni para el ayuntamiento ni para los vecinos. «No solo tienen un interés medioambiental indiscutible, sino que también tiene un interés económico; cuanto más reciclemos, menos pagaremos por el tratamiento de la basura que generamos en nuestros hogares y establecimientos», señaló la alcaldesa.

Fotos

Vídeos